A lo largo del tiempo, los seres humanos desarrollamos diversas maneras de entretenernos, pasar el tiempo y compartir momentos junto con otras personas. Además de funcionar como una diversión, los juegos son verdaderos productos culturales que, en ocasiones, identifican a diferentes civilizaciones.
El go es una de las formas más antiguas de divertirse. Originado en China hace más de 2500 años, se expandió por el territorio asiático, hasta llegar al continente europeo y americano. Es un juego de estrategia que requiere altos niveles de paciencia y concentración.
En este artículo te contamos la historia y los beneficios de jugar go, una práctica que nada tiene que ver con ningún juego de casino o de mesa tradicional, pero que en la actualidad es disfrutada por más de 50 millones de personas alrededor del mundo.

Surgimiento del go

Su nacimiento se remonta hacia el siglo IV antes de Cristo. Si bien pasaron los años, la dinámica del juego permanece intacta.

Tal como sucede con la mayoría de las manifestaciones culturales, los historiadores no se ponen de acuerdo al respecto de su origen. Hay quienes sostienen que es el predecesor del ábaco, mientras que otros afirman que surgió como un elemento para leer la fortuna de los ciudadanos, ya que sus fichas negras y blancas representan el yin-yang.

Sin embargo, algunas corrientes indican que el go es un invento del emperador Yao (2337-2258 a.C.) para enseñarle a su hijo Danzhu disciplina, concentración y equilibrio. Por último, hay quienes sostienen que el juego fue creado para establecer estrategias de guerra.

Cómo se juega al go

En apariencia, sus reglas son simples. Cada jugador elige un color de piedras (negras o blancas) y la coloca sobre el tablero. El objetivo es ganar territorios rodeándolos con las fichas propias. El ganador será el participante que al final del juego haya conquistado un área mayor.

A pesar de que parece sencillo, analizado de forma matemática, el go es el juego más complicado del mundo. Es incluso más complejo que el ajedrez. La cantidad de configuraciones de tablero posibles en esta milenaria práctica es mayor que el número de átomos que componen el universo.

Por este motivo, en China es considerado como una de las cuatro artes tradicionales de los eruditos, junto con la pintura, la caligrafía y la interpretación del guquin, un instrumento similar a la cítara.

Beneficios de jugar al go

Además de diversión, este juego aporta numerosas ventajas pedagógicas y terapéuticas para quienes lo practican.

Impulsa la concentración

Ya que para lograr el objetivo de conquistar territorios es necesario prestar mucha atención durante la totalidad de la partida. Las opciones de movimientos son numerosas y para tomar las decisiones correctas es preciso estar concentrado.

Fomenta el desarrollo del pensamiento lógico

Para ganar la partida, cada jugador  debe desplegar una serie de estrategias lógicas, analizando cada posible movimiento propio y del adversario.

De esta forma, el go contribuye al desarrollo de las capacidades cognitivas y al mejoramiento de las funciones cerebrales.

Potencia la autoestima

Gane o pierda, el hecho de enfrentarse con situaciones complejas que requieren una resolución analítica y lógica hace que los jugadores experimenten sentimientos de confianza y seguridad en sí mismos.