La mujer participaba de la «juntada de amigos» interrumpida por personal de la Policía de Mendoza.

«Que actúe la justicia como corresponde» dijeron fuentes de la Municipalidad.

Personal de UEP de Policía de Mendoza concurrió anoche a un domicilio de calle Sáenz Peña, a metros de Rivadavia, alertados por vecinos que escuchaban que se desarrollaba “una fiesta”.

Al llegar, los uniformados identificaron a cinco personas, entre las que se encontraba una mujer que se desempeñaría laboralmente como contratada en un área de la Municipalidad de Tunuyán.

«Al momento de tocar la puerta fuimos atendidos por una persona que rápidamente cerró la puerta y ante eso se dispuso una orden por parte del fiscal de turno, quien ordenó individualizar a todas las personas del interior de la propiedad«, explicaron fuentes policiales.

Fueron trasladadas a la Alcaldía cinco personas (una mujer de 28 años y cuatro hombres de 28, 26 y 23 años respectivamente), que fueron notificados del proceso penal que se les instruirá como Expediente en Averiguación artículo 205 del Código Penal Argentino, con intervención de la Oficina Fiscal de Comisaría 15 Tunuyán.

El mencionado Artículo 205 del Código Penal establece que será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia.

Por razones obvias, no daremos a conocer los datos filiatorios de la empleada, en tanto que las autoridades municipales tomaron cartas en el asunto; dadas las implicancias que tiene el hecho que sea precisamente personal de la administracion local, el que debiera dar ejemplo con su comportamiento en cuanto al cumplimiento irrestricto de las normas que son comunes a toda la ciudadanía.

Fuentes de la Municipalidad señalaron a este medio que la empleada en cuestión pertenece al personal contratado y que«actúe la justicia como corresponde en éste y en todos los casos».