Juntos por el Cambio cuestionó en duros términos esta mañana la posición del Gobierno Nacional sobre la toma de tierras en Villa Mascardi, Río Negro, y algunos de sus integrantes advirtieron que en el Sur “se vive un estado de anomia, sin la participación de la Justicia y avalado por la Casa Rosada”.

Durante el encuentro que suelen hacer vía Zoom, participaron todos los integrantes de la mesa nacional, incluidos el ex presidente Mauricio Macri y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Mario Negri, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich; la ex gobernadora María Eugenia Vidal; el titular del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo; el titular de la UCR, Alfredo Cornejo; el jefe del bloque de los senadores de la UCR, Luis Naidenoff; el senador nacional por la UCR Martín Losteau, y el presidente del bloque de diputados de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro.

Los dirigentes de JxC revelaron que ya hay un muerto por los graves incidentes en la Patagonia, pero que se mantiene silencio sobre el tema, por lo que acordaron mantener otro encuentro para analizar a fondo esta situación y adoptar medidas.

También se apoyó la decisión de que los diputados de JxC concurran este martes al recinto de Diputados para participar en forma presencial de la sesión convocada por el oficialismo para tratar dos proyectos de ley sobre la actividad turística y modificar penas a la pesca ilegal.

Los dirigentes de Juntos por el Cambio consideraron que “la manera en que el oficialismo propone esta sesión es un avance más hacia el abuso de poder y el límite al debate”, al que consideraron “un hecho más que se suma a Vicentin, la reforma judicial, la reforma de la Corte Suprema, el micrófono silenciado a los senadores, el ataque al Procurador, y el traslado de jueces desoyendo lo que ya dijo la propia Corte”.

Incluso algunos de los representantes parlamentarios de JxC alertaron sobre la gestación de “un golpe de Estado al Congreso” porque los empleados legislativos, en supuesto acuerdo con la presidencia de la Cámara baja, no trabajarían para impedir que concurran unos 100 legisladores opositores.

En el comunicado emitido tras la reunión expresaron que “desde el inicio de este gobierno una actitud responsable y constructiva, entendiendo los desafíos que plantea la pandemia y una Argentina en crisis”, y que en ese sentido se aceptó funcionar de manera provisoria en el Congreso con sesiones virtuales, pero advirtió que “esa modalidad ha llegado a un límite y hay que encontrarle un esquema de salida, como se hace con la cuarentena”.

Ese esquema en Diputados tuvo como base de trabajo el consenso y el diálogo -agregó-. Tal es así que para prorrogar el funcionamiento virtual el protocolo votado estableció esa regla prístina, la del no disenso. Hoy, esa forma de funcionamiento acordada está siendo incumplida por el oficialismo”.