Hay enfermedades que se caracterizan porque el organismo produce, en exceso, en defecto o de forma anómala un tipo concreto de células sanguíneas derivadas de las células madre presentes en la médula ósea.

Sobre la importancia de la donación estuvo dialogando con “Contacto Informativo”, la médica hematóloga Lucia Bet: “Uno dona médula principalmente para enfermedades oncológicas, como quitar el mito de que no existe el cáncer en la sangre y somos los hematólogos en general quienes nos dedicamos también a la onco-hematología donde tratamos este tipo de cánceres, leucemia, linfomas, mielomas y otras patologías que no son oncológicas pero también son enfermedades de la sangre”.

La médula ósea es un órgano que se encarga de producir 3 cosas fundamentales de la sangre; los glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos. Es como el caracú del hueso y está en los huesos largos. Cuando se realiza un trasplante de medula ósea, uno puede hacer un trasplante desde las células madres que puede provenir del propio paciente o de otra persona, por eso se pide la donación.

“Es importante hablar de la donación porque es muy bajo el porcentaje (25%) de que alguien de la familia sea donante. Cuando eso no sucede, hay que recurrir a un Banco de Sangre Mundial, en este caso provincial (INCAIMEN-INCUCAI) que están en red con distintos bancos de trasplantes del mundo”, explicó la especialista.

“Cuando más donantes hay, más posibilidades de conseguir un donante y donar la médula para el paciente, por eso la importancia de la donación voluntaria. Uno va a los centros de hemoterapia de los hospitales públicos de Mendoza y se inscribe para ser donante de médula ósea, se toma una muestra para saber si uno está apto y esa muestra queda registrada como un código de barras en el INCAIMEN o INCUCAI”.

Como parte del procedimiento, “luego al donante se le colocan unas vacunas subcutáneas que no duelen nada, y lo que hacen es estimular la producción de esas células madres más inmaduras y después la donación consiste en sacar las células madres que se colocan en una bolsita y los otros componentes se devuelven por una vía que va por el otro brazo. Es un proceso que dura 3 o 4hs” explicó la hematóloga.