En trabajo conjunto con los municipios se busca llegar a las zonas altamente vulnerables de Mendoza.

La situación de incendios forestales se da forma generaliza en la provincia de Mendoza. Por este motivo y con el fin de incrementar los recursos de la provincia, Defensa Civil está trabajando con algunos municipios para poner en marcha nuevos cuarteles de Bomberos Voluntarios y refuncionalizar viejos proyectos.

Los cuarteles del Valle de Uco, muy activos por estos días han manifestado el pedido de ayuda a la comunidad para evitar incendios de grandes magnitudes por las quemas para limpieza de terrenos sin control, que se encuentran prohibidas. También, las altas temperaturas y las condiciones de los campos por la sequía, complican la situación.

Este miércoles, las autoridades les otorgaron jurisdicción y autorización para integrar el sistema de respuesta al Cuartel Central de Bomberos Voluntarios Forestales de Costa de Araujo en Lavalle, ya que la entidad logró completar los aspectos administrativos como operativos.

El cuartel se une a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Rivadavia, que en agosto comenzó a funcionar operativamente.

En cuanto a los trabajos que viene realizando Defensa Civil provincial, hace unas semanas se desarrollaron reuniones con la intendencia de Junín para verificar el estado de evolución de dos nuevos cuarteles que se están formando en ese departamento: Asociación de Bomberos Voluntarios de Junín y Asociación de Bomberos Voluntarios de Barriales. Ambas entidades se encuentran en avanzado estado de formación.

En San Martín, también se mantuvo un encuentro con representantes del Municipio e integrantes de Bomberos Voluntarios de Palmira y la nueva Asociación de Bomberos Voluntarios Libertador General San Martín.

En ese encuentro se plantearon las estrategias y necesidades para resolver los inconvenientes que presenta el distrito Palmira. Se solicitó a la nueva asociación que enviara a Defensa Civil la documentación de su entidad para completar el legajo.

Esta metodología de seguimiento y trabajo que viene realizando Defensa Civil y los municipios ha permitido durante 2020 poner en funcionamiento dos nuevos cuarteles en zonas altamente vulnerables.

A la brevedad se espera lograr incorporar otras entidades que se encuentran en formación, sobre todo en la zona este mendocina, donde las extensiones de terreno y la geografía hacen necesario incrementar los recursos de respuesta