A esto se refirió el subsecretario de Agricultura y Ganadería de la provincia, Sergio Moralejo, en Canal 8. La iniciativa plantea ser una herramienta que apunta a dos sentidos: reemplazar a los trabajadores que llegan de otras provincias, y que este año está en duda, y crear fuentes de empleo, previas capacitaciones,  para mendocinos, en el medio de una crisis que pega fuerte en todo el país.

La problemática que enfrenta hoy la provincia y que tendrá su golpe en poco tiempo más con el inicio de la cosecha es el principal tema que hoy tiene en el foco el gobierno provincial. En este punto, la pandemia no solo ha afectado al comercio y la economía a nivel nacional y provincial, sino que también plantea un escenario de incertidumbre en el mundo productivo, en el que Mendoza depende  casi exclusivamente para su activación en un presente de crisis histórica.

El tema de los denominados «trabajadores golondrinas» y su posible no llegada a la provincia debido a la pandemia y los factores que ello conlleva, para levantar la cosecha en la temporada que está por comenzar es un punto que mantiene en vilo a la economía provincial y, sin dudas, deberá darse una respuesta rápida. Por eso, desde el gobierno mendocino ya se avanza en opciones y una de ellas, la más fuerte, es apostar a la mano de obra local.  De esto hablo el subsecretario de Agricultura y Ganadería de la provincia, Sergio Moralejo, en el programa AMM de Canal 8 Valle de Uco.

«Este año tenemos dificultades importantes que están vinculadas no solamente a la cuestión de contagios en la zona norte , sino también por la desatención del gobierno nacional hacia una de las tareas primordiales que es garantizar el libre tránsito de personas y de bienes. Un ejemplo es el conflicto que hemos tenido con San Luis y nuestros productores», planteó  Moralejo y agregó: «esta es la situación que tenemos en donde miles de personas tendrían que atravesar 5 o 6 provincias (para llegar a Mendoza), algo que hoy es muy dificultoso».

En cuanto a las posibles soluciones y tratamiento del tema, el funcionario destacó: «Frente a esto, hemos estado conversando con la gente de la Federación Económica  y cámaras frutihortícolas y vitivinícolas es primero garantizar el trabajo local. Esto quiere decir que la mayor parte de la mano de obra provenga de Mendoza, tanto por la cercanía como por la crisis que ha aumentado los niveles de desempleo y esto puede ser un paliativo  que dura entre 6 y 7 meses. Otra cosa que es importante es que el pico de la cosecha, como todos saben, se produce con la vendimia que representa 150 mil hectáreas a cosechar y esto, a su vez, representa poco más del 50% de la superficie cultivada de la provincia». En este sentido, Moralejo continuó:  «Por lo tanto, en este tema estamos trabajando con uno de los sindicatos que agrupa a los obreros de viña de afines para tener un plan que permita incorporar gente nueva a la cosecha, tratando de suplantar los que no puedan llegar desde otras provincias», como habitualmente es en cada temporada.

«La realidad tal como está planteada actualmente es esta. Hemos estado hablando con gente de Jujuy, de Tucumán, de Santiago del Estero, pero si los contagios se siguen multiplicando hay mucha gente que no va a poder viajar, las empresas de transporte también van a tener que cumplir un protocolo y hay que ver si es viable en términos económicos  que puedan venir (los trabajadores «golondrina») con ómnibus sin que estén completos totalmente. También es ver si otras provincias los van a dejar circular o no», expresó el subsecretario  y volvió a tomar como ejemplo lo ocurrido en San Luis, donde «por ejemplo, a los camioneros le colocaban una faja para que no pudieran bajar. Esto ya está a niveles inaceptables hasta desde el punto de vista de la dignidad de la persona», remarcó.

Estamos evaluando la apertura de registros  y básicamente capacitaciones a través de sindicatos. Por otro lado, algo que me parece muy importante, es la capacitación a los empresarios que contraten, a los efectos de que no pierdan los planes sociales que están percibiendo , mientras se les da el alta temprana para la cosecha», culminó.