Así lo aseguraron desde la Dirección de Contingencias Climáticas.

Tras varios días de abundante caída de agua en gran parte del territorio provincial, el Valle de Uco fue una de las regiones más afectadas. Gran cantidad de familias solicitaron asistencia como consecuencia del fenómeno meteorológico, que también alcanzó a la producción local.

Gabriel Rizzato, a cargo de la delegación de Contingencias Climáticas en el Valle de Uco, estuvo en diálogo con Canal 8, “estas lluvias han afectado una parte de las cosechas, sobre todo en el durazno, con enfermedades fúngicas. Lo que retrasa la cosecha”, aseguró.

Por otro lado, además se vieron afectadas, “uvas blancas y peras, dependiendo las variedades y el momento de la cosecha, mañana se realizarán los tratamientos correspondientes”.

Pero luego de la lluvia y el regreso de las altas temperaturas, el brusco cambio también podría traer sus consecuencias, “principalmente por la humedad, podría aumentar la podredumbre de los frutales”, aseguró Rizzato.