El Gobierno lo hará oficial.

Las empresas de medicina prepaga aplicarán subas de 10%, un aumento que autorizará el Gobierno de Alberto Fernández en las próximas horas, y que se distribuirá un 4,5% en abril y un 5,5% en mayo, mientras que una resolución de la Superintendencia de Salud aclarará que el ajuste deberá ser trasladado a los prestadores de salud, dijeron fuentes oficiales.

De esta manera, el incremento se sumará al 3,5% que el Ejecutivo autorizó desde marzo en las cuotas que pagan los afiliados y que tuvo como antecedente inmediato un 10% de suba en diciembre pasado.

Otro 3,5% que la Superintendencia de Salud había dispuesto con vigencia a partir de abril fue derogado por el propio Presidente, en el marco de la pandemia del coronavirus.

El aumento fue justificado por las empresas de medicina privada por la necesidad de recomponer la ecuación de costos de las prepagas y facilitar el pago del aumento salarial que este jueves mismo pactaron, por 36,1%, el gremio de Sanidad y las entidades que nuclean a clínicas y sanatorios.

En la Argentina unos cuatro millones de argentinos se atienden en empresas de medicina privada, de los cuales apenas un millón lo hacen como afiliados directos y el resto como “corporativos”, es decir que sus empleadores cubren una parte de la cuota como beneficio y el resto lo aporta el trabajador una vez desregulado su pago originalmente destinado a una obra social.