Muchos mendocinos se asustaron, pero el fenómeno tiene explicación.

En Argentina, el sábado por la noche se escuchó un cielomoto, especialmente en Buenos Aires, San Juan, y en Mendoza.

Mucha gente registró el momento en video y lo subió a las redes sociales.

La NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio), quiso llevar tranquilidad a la población explicando el extraño fenómeno que se da en el cielo es estos días.

Mientras se transita el aislamiento en nuestro pais por la pandemia del coronavirus, estos sonidos y movimientos del aire en la bóveda celeste inquietaron a muchos, qué comenzaron a lanzar teorías apocalípticas.

Pero estos zumbidos y silbidos del cielo, tiene su explicación lógica y científica. Los expertos de la NASA lo denominan “cielomoto”, porque son el resultado de una serie de movimientos del aire, similares a los de la tierra en un terremoto.

Cuando hay un sismo, el suelo tiembla por el choque de placas. En este caso, chocan masas de aire frías y calientes, provocando estas vibraciones, y sonidos particulares. El ruido es un zumbido diferente a todo lo escuchado hasta ahora.

Se puede confundir con el sonido de un avión volando bajo, y a veces hasta parecen trompetas tocando. Los más afectados por los “cielomotos” son los animales: los perros ladran, lloran o aúllan.

Para la NASA, la Tierra tiene “emisiones de radio naturales”, que “suenan como música de fondo de una película de ciencia ficción extravagante, pero esto no es ciencia ficción. Las emisiones de radio naturales de la Tierra son reales y, aunque estamos conscientes de ello”.

El meteorólogo estadounidense, David Hill, explica las razones de estos movimientos del aire: «pueden deberse a olas que golpean los acantilados, hasta la caída de un meteorito.» Si bien se pueden formar cielomotos en cualquier parte del mundo, en estos últimos años se registraron especialmente en Estados Unidos, América del Sur y Australia.

Los habitantes de estas zonas han denunciado los fenómenos porque, en muchos casos, se despertaron con ese particular sonido.

Hace pocos días, el fenómeno también se registró en Tierra del Fuego, provocando inquietud. –

Fuente: NASA/ Redacción.