En medio de la crisis de recursos humanos que enfrentan hospitales de todo el país, debido a la carencia de profesinales terapistas, y tras haberse conocido una carta de la Sociedad Argentina en Terapia Intensiva en este sentido; el presidente Alberto Fernández recibió en la tarde de este miércoles a sus autoridades.

El pasado domingo, la presidenta de la institución, Dra. Rosa Reina había dicho que “Hoy estamos en una situación muy crítica al borde del colapso con muy pocas camas libres. Antes eran 4 y en este momento somos casi 20 las provincias que estamos mal. El personal de salud está totalmente colapsado. Se están utilizando las camas que se crearon para ampliar el sistema de salud, pero hay lugares donde falta personal porque se están infectando o fallecen. Estamos mal, esta es la realidad” (Ver nota)

La apertura es una invitación al desmadre“, consideraron los especialistas hoy, luego de la reunión con Fernández,  y volvieron a insistir en el riesgo de saturación del sistema de salud por los casos de coronavirus.

Tras la reunión, el médico Arnaldo Dubin, remarcó que “el sistema sanitario llegó al límite, no damos más. La única posibilidad de evitar un desastre es bajar el número de contagios, y no hay otra herramienta más que el aislamiento. La apertura es una invitación al desmadre“.

Acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, el Presidente se reunió con la epidemióloga María Martha Iglesias, la kinesióloga Claudia Mendoza, el médico y miembro de la SATI Arnaldo Dubin, el emergentólogo Alfredo Calixto Ramos, la promotora de salud Rocío Beatriz Domecq, el jefe de Clínica del Hospital Posadas Pablo Díaz Aguiar, la kinesióloga y psicóloga Liliana Coulatti y la psicóloga y operadora terapéutica Paola Lucero.

El terapista reflejó que la cuarentena “ha salvado decenas de miles de vida en el país. El aislamiento permitió que la enfermedad se desarrollara lentamente, el sistema sanitario se fortaleció y los pacientes pudieron ser tratados exitosamente. Por eso la mortalidad ha sido tan baja en la Argentina, por eso, incluso teniendo más contagios que el Reino Unido, tenemos decenas de miles de muertos menos”.

El profesional afirmó que la sobrecarga de trabajo “es enorme” y que los profesionales del área crítica “estamos agotados físicamente, exhaustos en lo psicológico, cometemos errores, nos enfermamos, hay compañeros que han fallecido“.

Además, advirtió que se trata de una meseta “con muchas casos” y que “la letalidad está aumentando, aún dentro de valores que son mejores que en el resto del mundo“.

Según Dubin, el presidente “está muy preocupado” con la situación sanitaria y recalcó que les dio su apoyo.

 

Con contenido de Perfil