“La situación de salubridad dentro de las instituciones penitenciarias argentinas, deja mucho que desear”, dijo el Dr. Lucio Chávez.

“A un sujeto de alta peligrosidad, ningún juez con dos dedos de frente le va a otorgar la posibilidad de la libertad”

El abogado penalista valletano, ex director de la penitenciaria provincial, fue consultado por el programa “La Banda” de Radio 2; en relación a la polémica por la excarcelación de presos en el país.

No se está cumpliendo con lo que dice la Constitución Nacional –el Articulo 18-  que dice que las cárceles ‘serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los detenidos’. Por lo tanto, el Estado Nacional es garante de todas las personas que se encuentran privadas de la libertad”

“Ahora, lógicamente, si uno pregunta a los internos de un penal quien quiere recuperar la libertad e irse al domicilio; todos van a levantar la mano” dijo Chávez.

El Dr. Julio Chávez relató que estaba al tanto del resultado del diálogo que mantuvieron las autoridades de la penitenciaria provincial, con los representantes de los distintos pabellones, y en este sentido dijo “lo que se está tratando de buscar es la maximización de las medidas de seguridad interna para evitar contagios en la penitenciaria y, excepcionalmente; en el caso de aquellos internos que por su edad, o por condiciones médicas severas tengan en riesgo su vida, se tramiten los pedidos de prisión domiciliaria

Independientemente de la repercusión mediática y social que el tema pueda generar, Hay que tener en cuenta que no se puede aislar a nadie en la penitenciaria. Tenemos penales superpoblados”

Más adelante Jorge García, de Radio 2, le consultó si Mendoza está en condiciones de proveer las famosas “tobilleras electrónicas”; a lo que Chávez definió “Hay dos situaciones que se deben diferenciar: La primera es el grupo de personas condenadas, que tienen una sentencia firme de X años de prisión. Y la otra situación, es la de personas que están detenidas en prisión preventiva esperando que llegue el día del juicio oral –que ahora están suspendidos- y que la ley presume de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. En este último caso, muchas de estas personas podrían cumplir su prisión preventiva en domicilio. Hay que dividir el análisis”

”No es lo mismo el que ya tiene una condena firme, que el que no la tiene. Yo creo que esta última, podría cumplir esa espera, hasta el juicio, en domicilio. Lógicamente, el estado no tiene la provisión de tobilleras o pulseras para todas las personas que están en esa situación”

Finalmente, se refirió a los internos que tienen condena. “Habría que ver aquellos casos que tienen una condena por ejemplo de 15 años, y están a un año de cumplirla. No es lo mismo uno que recién empieza su condena. Todo esto lo define el juez de ejecución, mas allá de lo que diga el presidente, el gobernador o todos los demás; es el juez de ejecución penal el que tiene la última palabra, porque hay muchas situaciones que la ley prevé para tiempos de normalidad”

Respecto de los criterios para la liberación o no de los presos, dijo que “se equivoca aquel que cree que tiene que hacerse un análisis solamente sobre si es, o no, peligrosa la liberación. De hecho, si se tratara de un sujeto de alta peligrosidad, ningún juez con dos dedos de frente le va a otorgar la posibilidad de la libertad. Estas situaciones están previstas en el código procesal penal nacional y de provincial, que contempla todas las medidas alternativas a la libertad. En el caso de un sujeto que está en proceso, la privación de la libertad es una excepción, no es la regla, por lo que el individuo tiene derecho a esperar su juicio en libertad; ya sea a través de una fianza, de una pulsera electrónica, o a través de su propio juramento con una persona responsable que se hace cargo de esa detención en domicilio.”

++“Recalco que es una situación compleja que debe ser analizada sin apasionamientos, porque es una cuestión que nos puede afectar a todos, y no solamente a las personas privadas de su libertad y sus familias”

Mientras crece la polémica en torno a la liberación de presos de las cárceles de la Argentina; el propio Alberto Fernández se manifestó al respecto:

“Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados”, publicó el Presidente.

En Argentina la solución del problema está en manos de los tribunales. Son los jueces naturales quienes, de considerarlo necesario, disponen libertades. Las cámaras de casación han hecho muy oportunas recomendaciones para hacer frente al problema”, subrayó Fernández, quien luego tildó de “malintencionada” la “campaña en redes y medios de comunicación” que, en teoría, le haría “creer a la ciudadanía que el Gobierno prepara una salida masiva de gente”.

 

Fuente: Radio 2, 101,9

 

 

 

 

© Copyright 2020 – Todos los derechos Reservados 8 Digital

Privacy Preference Center

error: Content is protected !!