Al menos 22 policías resultaron heridos y varios de sus vehículos fueron destrozados anoche durante un enfrentamiento en una fiesta callejera clandestina en el barrio de Brixton, en el sureste de Londres, celebrada en plena pandemia de coronavirus.

En un comunicado, la policía informó que varias patrullas se presentaron en el lugar tras las denuncias de los vecinos que llamaron alarmados por el ruido y las peleas.

Según la policía, 22 oficiales resultaron heridos y dos necesitaron ser llevados al hospital luego que un grupo de personas comenzó a atacarlos cuando intentaron dispersarlos.

Reuniones como estas son ilegales, además de representar un riesgo para la salud pública y contra las restricciones del coronavirus“, subrayó la fuerza.

Cuatro personas fueron arrestadas con cargos por agresión y delitos de orden público, agregó.

Según imágenes publicadas en redes sociales que reprodujeron los medios británicos, se ve a un grupo de personas lanzando botellas a los oficiales, mientras que un video registró el momento en el que un hombre parecía golpear a un agente con un palo.

También se difundieron imágenes de otros dos hombres encima de un vehículo policial rompiendo el parabrisas con la pata de una mesa y pateándolo al mismo tiempo con los pies.

Esta no es la primera vez que ocurren eventos callejeros multitudinarios clandestinos en Londres en pleno pico de la pandemia.

El 31 de mayo pasado, cientos de personas se congregaron alrededor de un disc jockey​ en una fiesta ilegal en el barrio de Hackney, en el este de Londres.