Desde el próximo mes regirá el nuevo cálculo en el incremento.

A partir del mes de julio comenzará a funcionar, por primera vez, la nueva fórmula de aumento de los alquileres que se determinó en la nueva ley, vigente desde julio del 2020.

Para saber qué incremento corresponde, inquilinos y propietarios deberán consultar el Índice de Contratos de Locación (ICL) que publica diariamente el Banco Central, que contempla la variación de la inflación (de acuerdo al IPC que mide el Indec) y los salarios, según la remuneración promedio de los trabajadores estables (Ripte) en partes iguales.

De acuerdo a la nueva fórmula, los precios de los alquileres deben actualizarse un 35% (el índice a la fecha es de 1,35). En ese caso, un alquiler de $ 25.000 mensual vigente en los últimos 11 meses pasado pasaría a $ 33.750. Sin embargo, aún falta un mes (junio del 2021) por lo que se estima que finalmente el primer índice de actualización rondará entre 38% y 40 por ciento.

Al momento de debatir la nueva Ley de Alquileres, el índice de actualización fue uno de los puntos más cuestionados. Hasta el momento, el mercado se venía manejando con contratos a dos años donde se establecían por anticipado los ajustes, en general semestrales. “El índice expone a un valor futuro indeterminado que genera incertidumbre dentro de un contexto de alta inflación como el actual y precisamente ocasiona un perjuicio para el propietario ya que se reduce a una única actualización por año de contrato”, detalló José Rozados, presidente de la consultora Reporte Inmobiliario.