“Estuvimos cerrados desde el 20 de marzo y por suerte ya podemos volver a trabajar”, aseguró un propietario.

Tras el cierre de los gimnasios que duró casi tres meses, en Tunuyán ya funcionan nuevamente bajo un estricto protocolo de seguridad para evitar la propagación del COVID -19.

“El nuevo protocolo dice que debemos trabajar con hasta 10 personas dentro del gimnasio y cada personas debe mantener una distancia mínima de 4 metros y por un tiempo máximo de 90 minutos”, comentó Luis Jorquera.

“Luego de cada turno debemos realizar una correcta desinfección del local para poder recibir al otro turno”, agregó el propio Luis.

“Cada persona debe traer guantes barbijos y su propia botella de agua, es decir sus propios elementos personales para evitar futuros problemas”, aseguró el propietario.

“En los primeros días de trabajo estamos trabajando muy bien y esperemos que podamos seguir de esta manera y no tener que volver cerrar las puertas de nuestro local”, finalizó Luis Jorquera.