El popularmente conocido “persa”, ex Centro Comercial Tunuyán, volvió a abrir sus puertas luego de  casi tres meses si actividad y cambió su nombre comercial. Ahora, el lugar ubicado en la intersección de Chile e Irigoyen se llama Galería Tunuyán.

El lugar se encuentra habilitado para la atención al público, con los correspondientes protocolos sanitarios, aunque se puede ver que aún hay negocios cerrados, ya que muchos de los propietarios son personas mayores de 60 años y no realizan la actividad comercial hasta el momento. Por otra parte, algunos no reabren por la falta de mercadería y otros pocos locales cerraron sus puertas debido a la crisis económica provocada por la pandemia.

Sin embargo, la mayoría de los comercios de este conocido lugar están funcionando y trabajando en los horarios restringidos: de lunes a jueves de 9 a 13 horas y de 15 a 18, mientras que los días viernes y sábado se atiende de corrido, de 9 a 18 horas.

Las cámaras de Canal 8 estuvieron este lugar recabando testimonios de los trabajadores de sus  distintos comercios.

Marina Pérez, responsable de uno de los locales de este centro comercial , señala que se aplican estrictos controles en el lugar. Al ingreso del cliente a la galería “piden el DNI o se lo pedimos nosotras a la persona cuando ingresa a nuestro local. Tenemos el alcohol en gel y todo para la limpieza. Con respecto a la mercadería, le mostramos al cliente la ropa y la mayoría de las veces no se la prueban acá, sino en sus casas”.

Por su parte, Andrea Contador, propietaria de un local de lencería en esta galería, afirma: “Ahora, con la vuelta de las actividades tenemos todas las precauciones. Por ejemplo, en la entrada al local nos han hecho poner un trapo de piso con lavandina y algún desodorante para la desinfección de calzado de la gente cuando ingresa, además del alcohol en gel que se debe poner el cliente cuando ya está dentro del local. Atendemos por terminación de DNI y viernes y sábados(los días de mayor afluencia de público,  hay seguridad en la galería para mayores controles de todo tipo”.

“Hemos abierto hace algunos días nada más y los días anteriores teníamos que vender por Facebook para poder darnos vuelta un poco”, dice Tifonia Palma, otra de las propietarias de un local de ropa en este lugar y agrega que durante los días que no hubo actividad comercial, “lo mismo tuvimos que pagar alquileres, como en todos lados. Los gastos seguían iguales. En estos tiempos se han congelado mucho las ventas, se han subido demasiado los precios de fábrica. Otro tema es que no estamos viajando a traer mercadería, sino que estamos pidiendo que traigan y esto es muy costoso. Esos son los principales problemas en estos días”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here