Como consignábamos en nuestra nota del pasado 18 de junio, la falta total de empatía y responsabilidad ciudadana parece ser un mal endémico en la sociedad mendocina, y al final, terminaremos todos “pagando justos por pecadores“.

Se supo ayer que un familiar cercano del “Paciente 98” de Maipú, que debía estar cumpliendo cuarentena en su domicilio, salió del mismo para ir al banco Nación.

Esto motivó el malestar de la Policía de Mendoza ya que fue convocada para apostar una consigna policial en la casa del sospechoso de coronavirus, un primo del caso 98 que también estuvo en la fiesta que se realizó durante la cuarentena, que todavía se investiga por los contagios que se produjeron tras el encuentro.

La fuerza mendocina está molesta debido al riesgo al que se sienten expuestos los efectivos. Se trata del domicilio.

Según reclamaron desde la fuerza, el hombre no cumple con las medidas de prevención: a las 11.30 de este viernes, cuando arribó la presencia policial a su casa en calle Castelli, se encontraba en el Banco Nación de calle Tropero Sosa y Ozamis.

A pesar de la investigación epidemiológica que está en marcha, luego de varios casos positivos relacionados con esa misma juntada y que llevó al Gobierno provincial a frenar las flexibilizaciones de la cuarentena, el hombre permanece en su domicilio e incluso funciona un almacén en el lugar.

Al ser requerido por los efectivos, el caso sospechoso regresó a su casa en un vehículo particular y aseguró que no entró al banco. Los policías señalaron que no utilizaba tapabocas.

Muchos piensan que este tipo de casos, debería ser penado inmediatamente con una prisión domiciliaria y que se le apliquen las generales de la ley por incurrir claramente en la comisión de un delito, exponiendo ademas, a los efectivos policiales a riesgos completamente innecesarios.

Fuente: Redaccion /Foto Documento Fiscalia  El Sol

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here