Tras una última semana de combates, entre el 8 y el 14 de junio, y luego de parlamentar los comandantes de las Fuerzas Armadas Argentina y las británicas, se firmó la rendición de nuestras tropas, tras lo cual las fuerzas británicas retomaron el control de la capital malvinense.

Se dio en este evento un hecho curioso, que habilitó hasta nuestros días la posibilidad de que la Argentina pudiera seguir reclamando diplomáticamente la posesión de las Islas Malvinas, más allá del resultado adverso de los combates armados.

Cuando el comandante de las brigadas británicas, el Gral. Jeremy Moore, le mostró al comandante argentino, Gral. Mario Menéndez, los documentos de rendición; éste tachó del escrito la palabra ‘incondicional’ y amenazó continuar combatiendo. Esto permitió que nuestro país pueda seguir reclamando las Malvinas en tiempos de posguerra.

La Internacional Socialista y la Guerra de Malvinas | Panoramas

El último comunicado del Estado Mayor Conjunto, el número 165, se difundió el 15 de junio y a través del mismo se informó del fin de las hostilidades, sin utilizar la palabra ‘rendición’:

En el día de ayer, 14 de junio de 1982, se produjo la reunión entre el comandante de las fuerzas inglesas, Jeremy Moore, y el comandante de la guarnición militar Malvinas, General de Brigada Mario Benjamín Menéndez. En dicha reunión se labró un acta, en la cual se establecen las condiciones de cese de fuego y retiro de tropas“.

En honor de los combatientes, del personal civil que trabajó incansablemente en apoyo de las tropas, del pueblo argentino en general y, sobre todo, de nuestros caídos; recordamos este día con la frente alta y siempre en la consigna irrenunciable:

Las Malvinas fueron, son, y serán siempre argentinas”.