El próximo 24 de mayo se cumple un año del brutal ataque al joven José “Cheche” Mamaní (entonces de 14 años) que, como consecuencia, sufrió ocho operaciones para devolverle la salud.

Sus agresores, aún entre rejas, continúan la triste fiesta de sus lamentables vidas de las que se encargan, de tanto en tanto; de hacer públicas en las redes sociales, merced a la liviandad del sistema carcelario de Boulogne Sur Mer.

Se conoció un video publicado en Facebook desde la carcel, por los sujetos.

acá re-instalados…en el 7E… con la ranchada…”, dicen orgullosos. Y drogados, a todas luces.

Y sí, lo hicieron de nuevo ¿por qué no? incluyendo esta vez una visión más acabada de su “universo” en prisión, en la cual incluso; puede apreciarse el consumo de marihuana con la impunidad que da, una vez más, el sistema carcelario.

Otra burla a las víctimas, sin ir más lejos. En este caso, una burla al joven Mamaní que, con muchísimo esfuerzo, intenta sobreponerse a aquel mal día para retomar una vida normal.

Sin embargo, a esta altura no se sabe si indigna más la actitud de los delincuentes, o la nula capacidad de control de quienes deben velar por el cumplimento de la pena.

Los magistrados, letrados, y paladines de la justicia se empeñan en hacernos creer a los ciudadanos comunes que “se pretende reeducar al detenido para su reinserción en la sociedad, etc…”; cosa que, todos sabemos, no es verdad.

El 31 de marzo pasado, el juez Sebastián Sarmiento, del Juzgado penal Colegiado Nº1, ordenó a partir de un fallo al Servicio Penitenciario de Mendoza seguir una serie de disposiciones para asegurar el bienestar de los internos frente al contexto que enfrenta tanto la provincia como el país por la circulación de la enfermedad. Entre los cuales estaba disponer de celulares, por las circunstancias de la pandemia.

Pero se ve que, el tal Sarmiento, no se había enterado que ya tenían celulares e internet.; no hacía falta que Su Señoría lo permitiese. Salvo que, en setiembre de 2019, todos los medios de Mendoza y muchos nacionales, nos hubiésemos equivocado en mostrar los posteos que estas joyitas de la sociedad subían a las redes, con sus fotos y “declaraciones” desde la prisión.

Los delincuentes en setiembre del 2019, con la cara tapada, como indica la ley, no sea que se afecte su buen nombre.

Así las cosas, a un año del ataque a Mamaní, los tres valientes, Banegas, Aguilu y Montivero; que atacaron a un chico de 14 años, continúan mostrando su esplendorosa vida entre rejas, con un nuevo e interesante video desde la cárcel.

“Cheche” Mamaní atravesó un calvario, recordemos, por las severas lesiones sufridas. Su estado neurológico llego a ser crítico, por fractura y hundimiento de cráneo, más hematomas extradural, es decir presencia de sangre entre el hueso del cráneo y el cerebro. Luego contrajo una neumonía, debido a su delicado estado de salud.

El hecho se produjo cerca de las 16 del 24 de mayo de 2019, en calle Calderón de Tunuyán -a la altura del barrio 26 de enero- cuando los delincuentes lo golpearon con un objeto contundente en la cabeza, para quitarle la bicicleta en la que se trasladaba para ir a la escuela.

Luego de visto lo visto, a estas alturas, ¿a quién le cabe dudas de que el sistema penal, las autoridades carcelarias e incluso, la justicia misma; una vez más, dejan muchísimo que desear?.

Lo curioso es que quienes componen esta corporación de “justicia“, cada noche se van a sus casas, y duermen tranquilos.

El hermano de “Cheche”, Nicolas, se indigna por el reciente video publicado por los sujetos.

“¿Que tanta responsabilidad tiene la gente que está a cargo del penal?”, pregunta.

Nuestro país está en crisis. No sólo por la pandemia, sino por el sistema, que da pena.

 

Fuente: Redacción

 

 

 

 

 

José