A las nueve de la mañana se reunió el Cabildo como todos los días para tratar los temas de la ciudad, pero a los pocos minutos los cabildantes tuvieron que interrumpir sus labores. Es 21 de mayo de 1810.

La Plaza estaba ocupada por unos 600 hombres armados de pistolas y puñales que llevaban en sus sombreros el retrato de Fernando VII y en sus solapas una cinta blanca, símbolo de la unidad criollo-española desde la defensa de Buenos Aires.

Este grupo de revolucionarios, encabezados por Domingo French y Antonio Luis Berutti, se agrupaban bajo el nombre de la “Legión Infernal” y pedía a los gritos que se concrete la convocatoria al Cabildo Abierto.

Domingo French y Antonio Luis Berutti

El alcalde Lezica explicó a los cabildantes las entrevistas del día anterior de los comandantes de tropas, vecinos y funcionarios con el virrey para que autorizase un cabildo abierto a fin de examinar los acontecimientos que tenían lugar en la metrópoli.

Bajo la presión de la masa, se decidió enviar un oficio de éste al virrey Cisneros, solicitándole autorización para la reunión del cabildo abierto que fue llevado al fuerte por un diputado y dos regidores: Manuel José de Ocampo y Andrés Domínguez.

Hidalgo de Cisneros, sabiendo que podía contar con el apoyo del Cabildo, accedió a lo solicitado, previa convocatoria hecha por esquela.

El público congregado no quedó satisfecho con la respuesta e hizo saber con sus exclamaciones y su clamor, que lo que se quería era el alejamiento y la suspensión del virrey.

Para calmar al pueblo se pidió a Cornelio Saavedra, Jefe del Regimiento de Patricios, que interviniese; y éste logró que la gente reunida se retirase de la plaza.

Cornelio Saavedra, Jefe del Regimiento de Patricios

Restablecida la calma, el Cabildo se puso a preparar la reunión del día siguiente; calculó y midió todos los detalles y redactó la invitación, que se mandó imprimir en el acto y repartir sin pérdida de tiempo a los miembros conspicuos de las administraciones civil, eclesiástica y militar y a vecinos de calidad.

Finamente, el Cabildo Abierto, se haría al día siguiente, 22 de mayo de 1810.-

 

Fuente: Redacción, sobre textos de Felipe Pigna y El Historiador.