La Sociedad Argentina de Pediatría se sumó al rechazo por la llegada de médicos cubanos

Contrariamente a lo que parece una buena noticia, no lo es para las diferentes asociaciones médicas nacionales.

Después de que el Ministro de Salud de la Nación justificara la contratación de 202 profesionales extranjeros debido a la “enorme necesidad de recursos humanos”, la SAP exige que los profesionales de Cuba cumplan con los mismos requisitos legales que se les piden a todos los médicos argentinos.

También la Confederación Médica Argentina dirigió nota al gobierno, “no existen razones sanitarias ni de escasez de recursos humanos”, como para tener que traer médicos cubanos y encima hacerlo saltándose la norma que se aplica a otros profesionales extranjeros, que es la reválida del título.

No se les realizará el trámite de reválida de título, que se hace normalmente a cualquier profesional extranjero que desee ejercer en la Argentina. Además, las asociaciones médicas reclaman la repatriación de cientos de médicos argentinos varados en el exterior.

Días atrás, desde la Confederación Médica Argentina (COMRA) manifestaron su descontento ante el inminente arribo de los profesionales de la salud. “En Argentina hay suficientes médicos para enfrentar cualquier emergencia”, sostuvieron en una carta firmada por el Presidente y el Secretario de Hacienda y Administración de COMRA (el Dr. Jorge Alberto Lapichino y el Dr. Jorge Alberto Coronel), a la que adhieren Federaciones y Colegios Médicos del resto del país.

“Señor ministro, conocemos su trayectoria y admiramos su capacidad de gestión y consideramos que la Argentina, su gente y en especial sus médicos, no merecen padecer semejante descrédito por una decisión apresurada”, expresaron.

El ministro de Salud, Ginés González García, al justificar la contratación de los médicos cubanos, dijo que no había motivo para “discriminar por el origen”.

Tampoco hay motivo para privilegiarlos por su origen, como de hecho se está haciendo.

“Obrar en contrario significa poner en riesgo la atención médica de los ciudadanos, que históricamente confían en la calidad y seriedad de las capacidades obtenidas en su formación académica y, por otra parte, significa anular en la práctica los mecanismos de control por parte del Estado”, define la SAP, que representa más de dieciocho mil pediatras argentinos.

 

Fuente: Télam/ NA