La única opción para reunirse con amigos son bares y restaurantes y, para evitar reuniones privadas en casas o lugares alejados de las ciudades, los controles se llevarán a cabo tanto en los centros como en los alrededores.

Las reuniones clandestinas en casas de barrios privados y conglomerados abiertos alejados de los centros urbanos están en la mira en estos días, donde desde este lunes comienza a celebrarse el Día del Amigo, aunque los festejos se dieron también el pasado fin de semana.

Con los locales gastronómicos como única opción “legal” para reunirse, en los últimos días aumentaron las reservas para celebrar la fecha de la amistad en diversos días de la semana y, ante esta impronta, el gobierno provincial despliega un gran operativo que continuará durante varios días de la semana, en función de las restricciones y medidas sanitarias que rigen para la ciudadanía y los comercios.

El plan ideado por el gobierno apunta a a dos ejes principales: controlar las reuniones clandestinos en casas, para lo que se han impuesto fuertes multas para los propietarios, y  los controles en bares y restaurantes con respecto al distanciamiento social y al límite de capacidad de los locales gastronómicos. También, se informó que los test de alcoholemia serán realizados en varios puntos estratégicos de las provincia en todos los departamentos.

La Policía ha desplegado más de 2.500 efectivos en toda la provincia para realizar controles en la vía pública y acudir a domicilios denunciados por vecinos con motivo de fiestas y juntadas clandestinas.

Asimismo, se están realizando controles de alcoholemia en forma aleatoria. para esto, se han redistribuido los puestos fijos que, junto con los móviles, suman más de 40 para conocer el estado de conductores de vehículos.