Ante el anuncio provincial de adhesión al confinamiento por 9 días dispuesto por el gobierno nacional para bajar los contagios de COVID-19, el Ministerio de Seguridad intensifica los controles viales en las rutas y calles mendocinas durante el fin de semana largo que se extenderá hasta el martes.

La medidas que comenzaron a regir a partir de este sábado 22 y durarán hasta el domingo 30 de mayo inclusive, tiene como fin, entre otras cosas, restringir la circulación de personas en la vía pública.

En total, habrá 3500 efectivos policiales apostados en las calles y 400 puestos, entre fijos y móviles, distribuidos en toda la provincia, donde se realizarán estrictos controles de alcoholemia a conductores.

El ministro de Seguridad, Raúl Levrino, se encuentra recorriendo los distintos puestos de control en todo el territorio mendocino.

Los operativos, a su vez, servirán para verificar que las personas que circulan sean de los grupos exceptuados y multarán a quienes estén violando el aislamiento.

Trabajarán en forma conjunta el Comité Unificado de las Fuerzas Federales, integrado por la Policía de Mendoza, Gendarmería, efectivos de la Federal y Aeroportuaria.

Además, las acciones de los efectivos policiales serán preventiva e informativa alertando a aquellos ciudadanos que no deben andar por la vía pública.

En el caso de que una persona circule sin permiso será sancionada con multa de 10 mil pesos. Mientras que el dueño del local o domicilio deberá pagar 50 mil pesos si no se cumplen medidas vigentes, realizando la pertinente denuncia en los términos del artículo 205 del Código Penal y/o artículo 119 bis del Código Contravencional Provincial, según corresponda.