Las penas podrían ser de hasta $50.000 por evadir la nueva disposición del gobierno provincial que ordena utilizar elementos  para cubrir las zonas respiratorias de la cara.

La provincia de Mendoza ya se sumó a las medidas adoptadas por otras ciudades del país, donde es obligatorio el uso de barbijos o elementos de protección facial para evitar el contagio de COVID-19 y en pleno aislamiento preventivo, social y obligatorio en Argentina.

La resolución del gobierno mendocino, que fue anunciada el lunes por el propio Rodolfo Suarez, comenzará a aplicarse mañana y tendrá vigencia hasta el 26 de abril. De acuerdo al decreto 518, el cual contiene esta disposición, el incumplimiento de esta normativa supondrá multas que pueden llegar a los $50.000. El decreto también ordena que «el uso de estos elementos será obligatorio en cualquier ámbito, ya sea la vía pública, comercios o dependencias  incluso, para quienes se trasladen en vehículos particulares y colectivos».

De acuerdo a lo especificado por fuentes oficiales, una persona que sea sorprendido  circulando sin barbijo o tapaboca  será sancionado con $5.000, sin importar donde se encuentre al momento del descubrimiento policial. En tanto, para los comercios, las multas van de los 10.000 a los 50.000 pesos, en multas que van discriminadas desde almacenes, otros comercios e hipermercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here