Una novedosa técnica para diagnosticar enfermedades biliares comenzó a utilizarse en el Hospital Italiano de la provincia, lo que permitirá mejorar los procedimientos para detectar determinadas patologías que afectan a ese órgano y eficientizar los tratamientos para los pacientes.

 

Una novedosa técnica para diagnosticar enfermedades biliares comenzó a utilizarse en Mendoza, lo que permitirá mejorar los procedimientos para detectar determinadas patologías que afectan a ese órgano y eficientizar los tratamientos para los pacientes.

Se trata de un procedimiento denominado colangioscopia peroral y fue practicado por primera vez en la provincia el 1° de febrero, más precisamente en el Hospital Italiano. Esta técnica consiste en la introducción de un tipo de endoscopio llamado duodenoscopio hasta el conducto biliar, donde se despliega otro aparato más pequeño conocido como colangioscopio, con el que se realizará el diagnóstico por imagen. Ambas herramientas conforman el sistema digital Spyglass cuya tecnología permite este tipo de visualizaciones.

Jorge Isaguirre, Jefe del Centro de Endoscopía Avanzada del Hospital Italiano, explicó que la colangioscopia peroral permite el acceso del duodenoscopio “entrando por la boca, pasando por el esófago y el estómago hasta el duodeno, más precisamente a los conductos biliares que se conectan con el hígado”. Una vez que se llega a ese sector, añadió, “progresamos con otro endoscopio llamado colangioscopio, un endoscopio más fino que se introduce dentro de ese conducto biliar”.

“Es un procedimiento absolutamente novedoso en la endoscopía diagnóstica y terapéutica y representa un avance muy importante a nivel mundial para el tratamiento de enfermedades biliares y pancreáticas“, enfatizó.

Para esta ocasión, el procedimiento se aplicó en una paciente que tenía como diagnóstico inicial una estrechez indeterminada, lo que impedía a los médicos determinar un tratamiento efectivo pese a los estudios practicados anteriormente. “En algunos casos siempre pueden quedar muchas dudas acerca del tratamiento frente a un diagnóstico no totalmente certero, por lo que esta técnica significa para los pacientes un gran avance”, rescató Isaguirre.

La primera colangioscopia peroral fue realizada en la Argentina hace más de tres años por el equipo del Centro de Endoscopía Avanzada del Hospital Italiano, más precisamente en el primer workshop de endoscopía quirúrgica que se realizó en Santa Fe. Luego de varios años de entrenamiento y algunos ensayos experimentales en otros centros médicos del país, finalmente la técnica llegó a Mendoza.

Otro avance muy importante que permite esta tecnología es la utilización de una pinza Spybite que permite realizar biopsias de forma no invasiva y que ayuda en la detección y mapeo de posibles tumores biliares.

 

Fuente: Mdz Online