Se trata de un 90%.

Desde que comenzó la inscripción para personas con obesidad tipo II y III, el pasado 22 de abril, ya se han vacunado 22.082 de los 25.724 inscriptos hasta el momento. En esta primera instancia, el registro se encuentra habilitado para las quienes tienen entre 40 y 59 años (inclusive) y presentan un Índice de Masa Corporal (IM) de 35 o más.

De esta manera casi el 85.85% de los inscriptos con esta comorbilidad fueron inoculados en las últimas 3 semanas. Se trata de uno de los grupos con mayores riesgos a la hora de contraer el COVID-19. El rol agravante que juega el sobrepeso se relaciona con el deterioro de la inmunidad, que afecta a este tipo de pacientes, ya que presentan una menor respuesta de las células citotóxicas (células de defensa) del sistema inmunitario.

Además, los pacientes con un IMC elevado podrían presentar complicaciones a la hora de la intubación, obtención de imágenes de diagnóstico, posicionamiento o transporte. También podrían desarrollar una serie de complicaciones en la posición boca-abajo que frecuentemente se utiliza para tratar el síndrome respiratorio agudo.