Todo se originó en la frontera entre Mongolia y Rusia, donde dos personas resultaron contagiadas con peste bubónica, tras comer marmotas. Debido a que estos animales son portadores, también se la conoce en la región como peste de las marmotas.

Por ese motivo, Mongolia ordenó la cuarentena de la ciudad de Tsetseg debido a un posible brote de la peste negra, enfermedad que causó estragos en Europa durante la Edad Media.

“Los especialistas del Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades (NCDC) y el Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades (NCDC) de Khovd y Bayan-Ulgii están trabajando para establecer una cuarentena en Jargalant y Tsetseg”, indicó el gobierno mongol en un comunicado.

También determinaron el cierre de la frontera que comparten con Rusia, con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad más allá de Mongolia.

Indicaron que “en los dos casos confirmados, se identificaron 146 individuos de primer contacto y 504 de segundo contacto, y se recolectaron y analizaron 146 muestras de primer contacto”.

Las autoridades avisaron en varias ocasiones que no hay que comer carne de marmota cruda porque puede transmitir la bacteria Yersinia pestis, responsable de la peste. En 2019 también se debió cerrar la frontera de Rusia con Mongolia, tras la muerte de una pareja que contrajo la peste bubónica, por el mismo motivo.

Los expertos dicen que los virus son los mismos que causaban la misma peste bubónica que mató a 50 millones de personas en el siglo XIV, y todavía existen en la actualidad. Matan al año a unas 2.000 personas.

La peste bubónica es una infección microbiana grave ocasionada por la bacteria Yersinia pestis. También es conocida como peste negra porque asoló Europa en el siglo XIV. Murió un 40% de la población europea.

(Con información de Agencias)