La noticia que pasó de alguna manera desapercibida entre la vorágine de información referida a la pandemia; por una vez, va en consonancia con el clamor de la gente.

La Legislatura de Tucumán aprobó un proyecto de ley que busca combatir a los motochorros. Así, ahora no podrán circular dos adultos en un solo rodado de este tipo durante las 24 horas en todo el territorio provincial, salvo que tengan un permiso oficial o por razones de fuerza mayor.

Según dio a conocer La Gaceta de Tucumán, el nuevo plan de seguridad contó con el aval del gobierno provincial y del Ministerio Público Fiscal (MPF).

Para las excepciones, se tomarán en cuenta situaciones laborales o ciertas situaciones como problemas de salud. En esos casos, la Policía otorgará permisos para el traslado en el rodado, según los casos particulares. Según el vicepresidente primero de la Legislatura Gerónimo Vargas Aignasse comenzarán con “40 controles viales cada ocho horas”.

Sostuvo que la moto “se convirtió en una herramienta que está al servicio de delincuentes que roban y matan”. El proyecto fue aprobado con 36 votos a favor y 6 en contra.

En el Ministerio Público señalaron que esta nueva ley representa la continuidad del plan “Nadie en las calles”, que apunta a la persecución penal en el territorio tucumano.

Entre otras disposiciones, la policía puede proceder a secuestrar una moto cuando “no tenga la placa de dominio identificatoria, o colocada de forma tal que se impida o dificulte su visualización”. También si porta la numeración adulterada o que no corresponda con la unidad. En cambio, la policía otorgará un permiso de seis meses, que identificará al conductor y al acompañante. En caso de una urgencia, la autorización se decidirá durante el control.

Las fuerzas federales aportarán 150 efectivos para controlar, mientras que la policía tucumana dispondrá de 500 uniformados. Paralelamente, los policías circularán por las adyacencias donde se encuentren los retenes para evitar posibles fugas.

Se secuestrarán los rodados a las personas que no usen casco, no tengan chapa patente, licencia de conducir y documentación de la motocicleta, y en caso de que el conductor no presente el carnet de conducir o “se encuentre bajo los efectos de sustancias alucinógenas o etílicas”.

Los infractores podrán recuperar los rodados después de abonar una multa. Las motos que se secuestren serán llevadas al depósito que tiene la Policía. Al principio se otorgarán 10 días de concientización a los motociclistas para que regularicen su situación, y no se realizarán secuestros por infracciones y se habilitará una línea telefónica para recibir denuncias por abusos que pueda cometer el personal que realice los operativos.

Sin embargo, la nueva ley fue duramente criticada por la oposición. Entre los fundamentos para no haber votado a favor de la misma, señalan que “Traslada un manto de sospechas sobre las personas por el solo hecho de utilizar este medio de transporte”, aseguraron en un comunicado.

No acompañamos la iniciativa del oficialismo que busca restringir la circulación en motovehículos en la provincia, ya que consideramos que se trata de una distracción ante la inoperancia de las autoridades provinciales para resolver la inseguridad que reina en Tucumán”, señalaron.

No obstante, ante los innumerables hechos delictivos en la modalidad conocida como “motochorros”, fue bien recibida por la ciudadanía tucumana.

Por una vez, como señalamos al principio de la nota; legisladores de una provincia, actuaron en consonancia con las necesidades de la gente.

Ojalá cunda el ejemplo.

 

Fuente: Redacción, con contenido de La Gaceta