La decisión estaría tomada, según confían fuentes de Casa de Gobierno.

Solo falta saber cuándo se comunica, que alcance tendra y desde cuándo se ejecuta. MDZ cuenta que algunos intendentes proponen esperar al próximo fin de semana, pero “no descartan que el anuncio se haga, incluso, mañana”.

Sin embargo, se dice que el Gobierno no quiere que haya una decisión intempestiva. Es decir, no quiere retroceder todo a foja cero y volver a la reclusión total. Los efectos sobre la economía de las personas, las empresas y el Estado serían brutales, creen; justo cuando comenzaron a notar algunos síntomas de movimiento.

Lo cierto es que en el Ejecutivo se preparan para una posibilidad real de que haya circulación comunitaria. Esa situación se va a declarar cuando sean imposibles de seguir los rastros epidemiológicos.

Los hechos ocurridos hoy, con el noveno caso vinculado al trabajador de bodega que, irresponsablemente, mantuvo contacto estrecho con un sinnúmero de personas en encuentros sociales prohibidos por la ley; más la sumatoria de reuniones sociales por toda Mendoza sin ninguna medida de seguridad, habría decidido al gobernador a volver algunos pasos atrás en la flexibilización de la cuarentena.

En Maipú, origen del último brote, el Ministerio de Salud y el municipio analizan realizar un operativo en conjunto para tratar de contener, por un lado, la ansiedad colectiva que ha generado este brote y, por el otro, tratar de prevenir más contagios. En concreto, la posibilidad de realizar testeos masivos para detectar más casos.

En horas de la tarde del martes, funcionarios de Salud y de la comuna analizaban cómo se implementaría este operativo especial en esa zona. Desde la comuna lo definieron como un «operativo de contención«.

«Vamos a profundizar las medidas desde el municipio, desinfección en bares y comercios«, explicaron a su vez desde Maipú, al respecto.

La situación generada por este particular brote ha puesto en alerta tanto a la Provincia como a la comuna dirigida por el intendente Matías Stevanato.

Es que el radio de contagio no se circunscribió a la zona de Luzuriaga y Coquimbito, donde se encuentra la bodega en la que trabajaba el operario cuando saltó el positivo de COVID 19.

Según el personal sanitario abocado a la tarea de rastrear los nexos epidemiológicos, la principal dificultad consiste en que los involucrados en esos encuentros furtivos no quieren decirlo por temor a las consecuencias «No entienden que se trata de una investigación médica y no judicial. Por eso muchos mienten o no dicen todo«, si bien es cierto que el sujeto del llamado “Caso 98” fue denunciado por las autoridades sanitarias ante la justicia.

En los próximos días, y más precisamente quizás, horas; conoceremos el alcance de esta “vuelta atrás” que adoptaría Mendoza.

 

 

 

1 Comentario

  1. Son unos pésimos como no cierran las fronteras de Chile y q no entre nadie a la provincia culpa de ellos q no son capaces de hacer eso tenemos q volver a lo mismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here