Rodolfo Suarez resolvió incrementar los controles para que se cumplan las medidas vigentes.

Pidió poner la lupa en que se controle que no se hagan reuniones familiares, ni juntadas de amigos en los domicilios, en que se respete salir por la terminación del DNI y se acate la alerta sanitaria, es decir la prohibición de circular entre las 23.30 y las 5.30.

Será un trabajo en coordinación entre la Policía y las comunas del Gran Mendoza que aportarán preventores. Se saldrá a pedir documentos y habilitación para circular al Parque General San Martín, espacios verdes, plazas y también en los accesos a Ciudad y los límites interdepartamentales. La gente se va a encontrar con efectivos caminando, en bicicleta, en moto y móviles que se abocarán a este control. También estaremos atentos a las cámaras de seguridad y si se incrementase la circulación en un lugar puntual acudiremos“, explicó a Diario UNO el ministro de Seguridad, Raúl Levrino.

Para tamaño despliegue policial, las autoridades dispondrán que muchos efectivos que hacen tareas administrativas y otros tantos de grupos de apoyo se aboquen a estos controles.

Además, de ser necesario apelarán también al sistema de georeferenciación que les dan las comunicaciones celulares, y que permiten establecer la movilización de las personas, cada vez que esos equipos se conectan con las antenas por las que pasan.

Los efectivos saldrán a pedir DNI en 175 puestos fijos y acudirán a lugares y accesos neurálgicos e interdepartamentales, en donde se sabe que hay mayor circulación los fines de semana.

Consecuente con su idea de no avanzar -al menos por ahora- en aplicar mayores restricciones a la cuarentena en Mendoza, ni al aislamiento de la Fase 1 -porque está convencido de que la población no lo acataría- es que el gobernador Rodolfo Suárez bajó esta línea de trabajo.