Así lo adelantaron desde el Ministerio de Salud del gobierno nacional. También apuntan a más pruebas para el personal de salud y seguridad, a través de la modificación de la definición de «caso sospechoso»

El Ministerio de Salud de la nación cambió la definición de caso sospechoso de coronavirus, es decir, las características que debe presentar un paciente para ser sometido a un test de COVID-19. Así, y  a partir de la ampliación anunciada este miércoles, desde Salud se prevé que aumentará la cantidad de personas que serán sometidas a los exámenes.

Este cambio del gobierno nacional apunta directamente a los dos focos donde se han y se están  produciendo muchos casos y contagios  en los últimos días: las villas de emergencia y los geriátricos. Asimismo,  en este grupo s incluye a las unidades del servicio penitenciario y se extiende al personal de salud y a las fuerzas de seguridad que prestan tareas durante la pandemia.

De esta manera, el gobierno está empezando a realizar testeos masivos para aislar posibles focos de contagios y garantizar la asistencia sanitaria pertinente sobre todo en estos focos vulnerables de barrios marginales y residencias para adultos. Vale decir, que el último dato es que, por ejemplo en villas de emergencias de la Ciudad de Buenos Aires existen detectados cerca de 760 casos de coronavirus, algo que, sin dudas, alarma a las autoridades sanitarias de la nación.

Según informó el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, a partir de ahora la definición de caso sospechoso incluye a los siguientes grupos:

– Personas con fiebre de 37,5 grados junto a tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria o una alteración del gusto o del olfato. Los síntomas deben estar asociados a un antecedente de viaje (cada vez menos porque las fronteras están cerradas) o en una persona que resida en un área de transmisión comunitaria.

– Personal de salud, fuerzas de seguridad, residentes de establecimientos de comunidad cerrada (geriátricos, unidades del servicio penitenciario), habitantes de barrios populares con dos o más síntomas (fiebre, dolor de garganta, todos, dificultad respiratoria o dificultad en olfato o gusto).

Se define como barrios populares aquellos donde más del 50% de sus habitantes no tiene título de propiedad y hay dificultad para el acceso a dos o más servicios.

– Personas que hayan estado en contacto con un caso confirmado de coronavirus y manifiesten uno de los síntomas.

– Si hay una alteración del gusto o del olfato reciente sin causa aparente, se promueve el aislamiento y el testeo a los tres días.

– En lugares con transmisión comunitaria, personas con diagnóstico de neumonía y un cuadro en el que no puede ser detectada la etiología.

– Personas con afecciones respiratorias agudas graves sin etiología incluso en áreas que no hay circulación comunitaria del virus.

Hasta el momento se realizaron 90.474 testeos PCR en la Argentina, 2927 en las últimas 24 horas, lo que explica en parte el aceleramiento de los casos positivos. El porcentaje de positividad es de 8,76% y hay cinco provincias que hace 14 días no registran contagios nuevos: Jujuy, San Juan, San Luis, La Pampa y Santa Cruz.

Las autoridades informaron además que se produjeron dos nuevas muertes con respecto al reporte vespertino del lunes: la cifra total de víctimas fatales es de 321.

El gobierno nacional reveló un importante aumento de las altas médicas, que saltaron de casi 1800 a 2266.

Este miércoles, el gobierno reveló otra preocupación que surgió en medio de la crisis sanitaria: muchas personas no van al médico y evitan tratar otras enfermedades por miedo a contraer coronavirus. De hecho, el sistema sanitario se encuentra subocupado y más del 50% de las camas de terapia intensiva están vacías.