Se trata de evidencias encontradas, de un universo donde el tiempo va hacia atrás.

Científicos investigadores de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) han encontrado partículas de fuera de nuestro universo, tras un experimento de detección de rayos cósmicos.

Las partículas halladas (denominadas Neuritos) mediante la Antena Transitoria Impulsiva Antártica (ANITA), solo podrían explicarse con la existencia de un universo paralelo donde las leyes de la física serían al revés.

Los expertos apuntan a la teoría de un universo paralelo en el que las leyes de la física serían totalmente contrarias a las que conocemos.

Peter Gorham, autor del estudio publicado en la Universidad de Cornell, defiende la importancia de la Antena Transitoria Impulsiva Antártica en todo este proceso. ANITA, como es conocido este instrumento, se encarga de transportar antenas electrónicas sobre la Antártida, donde se evitan desviaciones que condicionen el proyecto.

Pese a lo llamativo de este fenómeno, es habitual recibir partículas de alta energía provenientes del espacio exterior, puesto que algunas de estas son un millón de veces más intensa que cualquiera de nuestro universo.

Los neuritos de baja energía pasan por la Tierra sin problemática alguna, pero los que contienen mayor carga de energía se topan con la materia sólida del planeta. Por ello, el descubrimiento de la llegada de este último tipo puede atestiguar que están viajando hacia atrás en el tiempo.

Este descubrimiento sigue a debate dentro de la comunidad científica y ya ha generado diversas opiniones. Una de las posibilidades a las que apunta la NASA es que, con el Big Bang, se crearon dos universos paralelos que funcionan de forma inversa.

El científico reconoce que es una teoría casi increíble, pero, así trabajan estos neuritos descubiertos.

Gorham es consciente del revuelo que causa su teoría, pero asegura que la ciencia funciona así. Algunos de sus colegas se muestran escépticos ante lo que califican como “eventos imposibles”.

Ahora queda el trabajo de descifrar los datos encontrados y apuntalar las teorías distintas para llegar a una conclusión, un trabajo “emocionante” según asegura su equipo.

En el estudio publicado los científicos demostraron haber encontrado neutrinos tau, una partícula que viaja a velocidades cercanas a la de la luz junto a las FRB, “saliendo de la Tierra”.

Eso significa que las partículas de alta energía solo se pueden detectar bajando del espacio, pero ANITA aparentemente detectó los neutrinos tau que parecían salir de la Tierra.

El hallazgo implica que estas partículas realmente están viajando hacia atrás en el tiempo, lo que sugiere evidencia de un universo paralelo, según se publicó.

 

Fuente: NASA Research