Netflix despidió este jueves a 300 empleados para saldar cuentas tras la pérdida de suscriptores que viene desde principios de año.

Es la segunda ronda de despidos para la compañía, que en mayo despidió a otros 150 empleados después de que sus acciones cayeron cuando les dijo a los inversionistas que su crecimiento se había estancado.

“Lamentamos no haber visto nuestra desaceleración antes, por lo que podríamos haber asegurado un reajuste más gradual del negocio”, admitieron los fundadores de Netflix, Reed Hastings y Ted Sarandos, en una misiva distribuida a la plantilla y recogida por el diario The Hollywood Reporter.

Según este medio, el recorte afecta al 3% de la plantilla de la compañía a nivel mundial.

De los desipidos, 216, son en las oficinas de EEUU y Canadá, mientras que hay 53 en Europa, 30 en Asia y 17 en Latinoamérica.

“Sabemos que estas dos rondas de despidos han sido muy difíciles para todos, creando mucha ansiedad e incertidumbre. Planeamos volver a un curso de negocios más normal en el futuro”, aseguraron los directores.

“Nuestra relativamente alta penetración en los hogares (incluyendo la gran cantidad de hogares que comparten cuentas), combinada con la competencia, está generando dificultades para el crecimiento de los ingresos”, señalaron sus responsables.

Pese a la mala situación, la empresa prometió que en el próximo año y medio su plantilla podría volver a aumentar en más de 1.000 nuevos puestos de trabajo, sin precisar en qué áreas se explicaría este crecimiento.

Entre las nuevas medidas que baraja, y que afectarían a los consumidores, el servicio podría cobrar un cargo adicional por compartir cuenta con otros hogares y comenzar a emitir publicidad en la suscripción más barata.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí