Se da pese a las medidas del Gobierno para reducir la brecha cambiaria. En tanto, el dólar libre restó un peso, a $180, mientras que los dólares implícitos en los negocios bursátiles ascendieron a $171,59 para el contado con liquidación y a $158,95 para el MEP

Luego de las medidas para flexibilizar el acceso al dólar a través de los mercados financieros –anunciadas el lunes al cierre de la operatoria y que apuntaron a descomprimir la tensión cambiaria y la brecha de cotizaciones–-, el centro de atención se concentró en la evolución de los precios en los distintos segmentos.

La demanda de activos financieros en pesos y la consecuente venta en dólares impulsó el alza de más de 3% para las cotizaciones bursátiles, que escalaron a precios récord.

El dólar libre cedió un peso, a $180 para la venta y con una brecha de 131,7% que se sostuvo en el rango más alto en más de tres décadas.

Por su parte, en el mercado mayorista el dólar cerró ofrecido a $77,68, con un incremento marginal de diez centavos.

En el segmento de contado (spot) se negociaron USD 156 millones, en una rueda en la que el BCRA habría efectuado ventas netas. “Fuentes privadas del mercado estimaron un saldo negativo del Central en unos USD 30 millones, aproximadamente”, refirió Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

En tanto, los dólares implícitos en los negocios bursátiles estuvieron operados con incremento de 3,6%, a $171,59 para el contado con liquidación y a $158,95 para el llamado dólar MEP. La amplia diferencia de precios de nueves pesos entre uno y otro obedece a que con el primero las divisas quedan depositadas en el exterior, mientras que con el segundo permanecen en una cuenta en el sistema financiero local.

Vale aclarar que estos negocios no implican pérdida de reserva y son legales -aunque sin el límite del cupo de USD 200 que abarca a la demanda de dólares para atesoramiento-, por lo tanto, está sujetos a la regulación oficial, que se relajó con el reciente paquete de medidas.