La Casa Rosada anunció con bombos y platillos el envío del proyecto de reforma judicial al Senado el 29 de julio. Finalmente, se aprobó la media sanción en la Cámara Alta.

Sin embargo, esto no alegró del todo a Fernández y a su ministra de Justicia, Marcela Losardo; ya que una vez ingresado el proyecto a la cámara alta, sufrió ingentes modificacion que van desde la famosa -y efímera- “enmienda Parrilli”, hasta la creación de más de 600 cargos que no estaban en el texto original.

El texto de Alberto Fernández no quedó ni cerca del que trataron los legisladores en la sesión.

Este es el resumen. Pero lo de fondo, es que quedó en evidencia la grieta interna del Frente de Todos entre los “albertistas” y los “cristinistas”, con los senadores Oscar Parrilli, Anabel Fernández Sagasti y María de los Ángeles Sacnun, las “espadas” de Cristina Fernández en el Senado y principales gestores de los cambios.

Lo que ocurrió fue que, sin autorización expresa de Olivos, entre gallos y medianoche, la senadora Sacnun -titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales- anunció la reforma CFK adentro de la Reforma Judicial del Presidente. Sólo Cristina Fernández, Parrilli, Fernández Sagasti y Sacnun tenían el detalle final de los cargos judiciales que se repartirán con “sentido federal”.

Otro dato, no menor, es que Fernández y Losardo se enteraron tarde de la inclusión de la Enmienda Parrilli para censurar a los medios de comunicación y muy tarde de la innumerable cantidad de cargos que se agregaron a la Reforma Judicial minutos antes de su media sanción en el Senado.

El número en términos de costos al estado, en caso de ser aprobada luego por diputados duplicaría los del proyecto original. Es decir, se pasaría de los $1.939 millones (sólo en sueldos) a casi $6.000 millones por los muchísimos cargos agregados por el kirchnerismo.

Finalmente, lo de la “enmienda Parrilli” quedó fuera del proyecto aprobado. El resto, lo de los cargos a crear y las demás modificaciones incluídas por los “cristinistas” está por verse.

De hecho, Cristina Fernández avaló la lista de futuros nombramientos que cerró Sacnun sin consultar a la cartera de Justicia.

En este sentido, Losardo dejó claro a Fernández Sagasti, Sacnun y Parrilli que no avalaba la multiplicación de puestos en la justicia federal.

Ahora, le toca a Sergio Massa, en Diputados, poner el freno a la iniciativa sin que se note.

En este sentido, según dicen; “Massa cree que es un esperpento jurídico y tiene la autorización presidencial para erradicar ciertas modificaciones impuestas por CFK en el Senado. Massa se tomará unos días para tener su propia hoja de ruta, acordar los términos del futuro dictamen con Alberto Fernández y Losardo, y por último avanzar en un acuerdo parlamentario con la oposición.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here