Cada año, el Día Mundial Sin Tabaco se basa en un lema diferente. El lema del Día Mundial Sin Tabaco en 2020 es: «Proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y prevenir su consumo de tabaco y nicotina«.

El 31 de mayo es una fecha para celebrar el Día Mundial Sin Tabaco, una efeméride promulgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de informar y concientizar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y de la exposición pasiva al humo del tabaco. Se trata de disuadir del consumo del tabaco en todas sus formas.

Los jóvenes siempre han sido un objetivo de la industria del tabaco, ya que son más vulnerables a la manipulación publicitaria. Por eso, este año, el lema de la campaña del Día Mundial Sin Tabaco hace referencia a la protección de los jóvenes frente a la persuasiva manipulación del sector del tabaco. Si evitamos el consumo de los jóvenes se ganará mucho terreno en prevenir el consumo mundial del tabaco.

Según la OMS el mundo no puede permitirse una generación engañada por las mentiras de la industria del tabaco. Para ello hace un llamamiento a personas influyentes en la cultura pop o en redes sociales para que expongan las mentiras y estrategias agresivas de la industria del tabaco, y ayuden a los jóvenes de decidir realmente su futuro, con información veraz sobre esta droga que causa tantas muertes en todo el mundo.

El consumo de tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, una cifra que, según las previsiones, aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales en 2030 si no se intensifican las medidas para contrarrestarlo.

El tabaco es perjudicial para todos, causa enfermedades, muertes, empobrece a las familias y debilita las economías nacionales, por el aumento del gasto sanitario.

Si estás pensando dejar el tabaco, cualquier momento es bueno para empezar, no lo pospongas con cualquier excusa, tu salud te lo va a agradecer. Quitando los primeros momentos en los que lo pasarás un poco mal por el síndrome de abstinencia, rápidamente el cuerpo empezará a recuperar capacidades perdidas:

  • A las pocas horas de dejar el tabaco, aumenta el oxígeno en el cuerpo y disminuye el dióxido de carbono.
  • En solo 24 horas notarás que disminuye la mucosidad acumulada.
  • En solo 2 días, se normalizarán los sentidos del olfato y del gusto. Sin embargo, puedes sentir algo de ansiedad, ya que comienza con más fuerza el síndrome de abstinencia.
  • En 3 días te sentirás con mucha más energía porque tu cuerpo ha eliminado la mayor parte de nicotina y tus bronquios empiezan a trabajar bien. Puede que estés más irritable y tengas ganas de fumar.
  • En dos semanas habrás controlado mucho mejor los episodios de abstinencia. Y además podrás hacer deporte con mayor rendimiento.
  • En unos seis meses, la tos desaparece y tendrás menos infecciones respiratorias de vías altas, o lo que es lo mismo, resfriados comunes.
  • En un año, el riesgo de tener un infarto se reduce a la mitad.
  • En 10 años, la posibilidad de tener cáncer de pulmón se reduce a la mitad.
  • En 15 años, el riesgo de un paro cardiaco será igual al de una persona no fumadora y los pulmones estarán totalmente restablecidos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud