Un hombre de 69 años efectuó el disparo luego de que un grupo de jóvenes que salían de la fiesta irrumpieran en su casa.

Un policía fue asesinado de un disparo el domingo por la madrugada por parte de un hombre de 69 años, cuya casa había sido ocupada por un grupo de jóvenes que minutos antes había salido de una fiesta clandestina en Mar del Plata.

El hecho ocurrió alrededor de las 4 de la madrugada, cuando personal de la comisaría quinta fue advertido del desarrollo de una fiesta clandestina en Jorge Newbery y Pesquero Narwal, en el barrio Stella Maris.

Cuando estaban camino al lugar, los efectivos observaron a un grupo de jóvenes que habrían participado de la fiesta clandestina y que pateaban y arrojaban piedras a un taxi.

Al llegar los agentes, el grupo de al menos 18 jóvenes se fue del lugar. Perseguidos por la Policía, llegaron hasta calle Pesquero Quo Vadis, donde los efectivos afirman que observaron que uno de los jóvenes portaba un arma de fuego en su cintura y dieron la voz de alto.

Los jóvenes, acto seguido, irrumpieron en una casa de la cuadra desoyendo la voz de alto y, cuando estaban ingresando al domicilio, su morador, un hombre de 69 años, efectuó un disparo que impactó en el policía.

En respuesta, los efectivos dispararon al menos una vez con un arma reglamentaria y, también, con una escopeta de balas de goma que impactó en la pared superior de la vivienda. Luego de lo sucedido, los jóvenes decidieron salir del lugar.

Entre tanto, el oficial de la policía, de 30 años e identificado como Diego Rosales, fue trasladado al Hospital Privado de Comunidad de Mar del Plata pero, producto de la herida de bala falleció.