A pesar que, durante la pandemia los senadores y diputados sesionaron desde sus casas, sin haber concurrido presencialmente al Congreso, en Buenos Aires, ningún legislador renunció al ítem «desarraigo».

En diputados la suma del ítem alcanza los 33 mil pesos, mientras que en senadores es de 37 mil pesos.

El ítem, regulado por ley, se paga por mes a cada legislador para ayudarlo en materia de vivienda, al tener que trasladarse desde las provincias a las que representan a la Capital Federal, en función de su tarea. Sin embargo, durante los últimos ocho meses, en circunstancias en las sesiones se realizaron en modo on line -por video conferencia- ningún legislador renunció a este adicional.

Considerando que actualmente hay 69 senadores  y 243 diputados nacionales que cobran todos los meses el desarraigo, la suma resultante no es menor.

Cabe destacarse que, además, cada uno recibe un adicional por gastos de representación, y dinero específico para pasajes pasajes aereos y terrestres, a fin de facilitarles el traslado a Buenos Aires, hecho por el cual se han suscitado no pocas polémicas, por el manejo discrecional que hacen de éstos.

Mercedes De Los Santos, de la Fundación Directorio Legislativo, expresó a MDZ que: «El sueldo de los legisladores se compone por una dieta específica que es lo que nosotros conocemos como salario básico. Después están los gastos de representación que son más o menos 20 mil pesos, y después viene el desarraigo para aquellos que viven a más de 100 kilómetros. Esto se abona en concepto de entender de que si están lejos y tienen que trabajar en la ciudad de Buenos Aires, necesitan esos recursos para poder trabajar«.

De los Santos explicó que, sólo en concepto de desarraigo, la Nación podría haber ahorrado casi 83 millones de pesos, en 8 meses, simplemente por detener este plus ya que la mayoría de los legisladores sesiona desde sus casas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí