La resolución de la Organización de los Estados Americanos fue aprobada por 21 delegaciones, hubo seis ausencias, cinco abstenciones y dos países votaron en contra, México y Bolivia. La postura del representante argentino materializa las posiciones encontradas que hay dentro del Gobierno sobre la realidad política y social en Venezuela.

En la previa del encuentro, la expectativa estuvo puesta en la posición del embajador argentino ante la OEA, Carlos Raimundi, sobre todo tras su discurso en el mismo foro el pasado mes de septiembre con respecto al informe de la ONU sobre la violación de derechos humanos en Venezuela.

Sin embargo, Raimundi, se abstuvo de votar la resolución que condenó los comicios y desconoció sus resultados, al considerarlos “fraudulentos” y que “no fueron libres ni justos”, en sintonía con el silencio y la postura del presidente Alberto Fernández con relación a las elecciones en Venezuela del pasado fin de semana.

Un radical suelto en la OEA | Letra P | Periodismo Político

Según informó el representante de Brasil, el texto del proyecto habla de “elecciones fraudulentas hechas por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro” y respalda la iniciativa de la sociedad venezolana de realizar una consulta popular para permitir que la ciudadanía participe. “No contaron con la participación de todos los actores políticos, no se liberó a los presos políticos y no hubo independencia de la autoridad electoral”, se agregó en los fundamentos.

EEUU, la Unión Europea y otros 17 países americanos (entre los que no se incluye a la Argentina) ya habían rechazado la legalidad de los comicios donde el chavismo avanzó sobre la Asamblea Nacional, actualmente controlada por la oposición.

La resolución de la OEA acusa al “régimen ilegítimo” de Nicolás Maduro de estar consolidando una “dictadura”.

Con esta resolución, la OEA se suma a las diversas manifestaciones de la comunidad internacional que rechazaron estos comicios por considerarlos fraudulentos. “Las elecciones fueron hechas con un claro propósito de eliminar la única institución legitima y elegida democráticamente en Venezuela”, señala la resolución en referencia a la Asamblea Nacional.

La posición argentina ante la OEA, se convirtió una vez más, en un escándalo internacional.

El tema de Venezuela es de alta sensibilidad en la relación de Argentina con los Estados Unidos, que considera al régimen venezolano como una dictadura y lo busca acorralar con sanciones económicas y presión internacional.

La abstención (en lugar del voto en contra) se interpreta en Washington como una manera de no desafiar abiertamente ese vínculo, sobre todo en momentos en que se negocia el préstamo con el Fondo Monetario Internacional, un organismo donde el peso de Estados Unidos es fundamental. Ahora mismo hay una delegación del ministerio de Economía en la capital estadounidense negociando con el Fondo.

A favor de la resolución votaron Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía, Venezuela, Bahamas, Brasil y Uruguay. En Contra se manifestaron México y Bolivia. Se abstuvieron St, Kitts and Nevis, Surinam, Argentina, Barbados y Belice, mientras que estuvieron ausentes Dominica, Granada, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí