La defensa de los imputados.

«Una inobservancia del reglamento o un error humano que terminó siendo el desencadenante de los episodios que culminaron en el naufragio», es una de las líneas de la defensa para los imputados por el ARA San Juan.

Por el siniestro del submarino fueron imputados, el ex jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur y al capitán de navío Carlos Ferraro, ex jefe del Proyecto Submarinos, además de seis marinos con presuntas distintas responsabilidades por el hecho.

La causa está a cargo de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, que los encontró «autores penalmente responsables del delito de Incumplimiento de los Deberes de Funcionario Público, Omisión de Deberes del Oficio y Estrago Culposo agravado por el resultado de muerte, en concurso ideal», pero las defensas apelaron.

En sus argumentos Yáñez señala, «la unidad submarina ARA San Juan no cumplía con los planes de mantenimiento programados y presentaba novedades que comprometían la seguridad de la navegación, con acreditadas condiciones en cuanto a su estado de alistamiento y mantenimiento que eran conocidas por las personas que tenían poder de mando sobre la misma».

En relación a los tres estudios técnicos incorporados a la causa y al Consejo de Guerra, y que serán utilizados por las defensas de los imputados, explicarían el siniestro por un error humano involuntario al dejar abierta o mal cerrada una válvula, la ya famosa e19, a través de la cual ya nadie duda que ingresó agua de mar cuando el buque estaba en superficie por el despiadado oleaje, según señala el sitio Infobae.

En detalle, se explica que el agua cayó “al tanque de baterías número 3”, esto produjo un cortocircuito y un principio de incendio y “generó gases, como hidrógeno en una concentración superior al 2%, oxígeno y cloro gaseoso por electrólisis del agua de mar, incrementando el riesgo de explosión”, por ejemplo, si se intentó “reconectar el circuito de baterías”.

El abogado defensor del capitán de navío Claudio Javier Villamide, ex comandante de la Fuerza de Submarinos, aseguró, «cuestionar que el ARA San Juan no estaba en condiciones de navegar es cuestionar a toda la Armada. Un submarino no es un auto que sale a la ruta después del service, cuando quiere. La decisión de salir al mar se gesta en toda una cadena de mando y logística, donde la propia tripulación supervisa, prueba y acondiciona el buque».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí