Son 15 hinchas que fueron arrestados en la previa al partido frente a Boca Juniors. Otros tres tienen residencia permanente y deberán esperar a que la Justicia resuelva su situación

La Dirección Nacional de Migraciones (DNM) ordenó la expulsión del país de los hinchas colombianos del Deportivo Cali detenidos con gran cantidad de armas blancas y bengalas, horas antes del partido entre ese club colombiano y Boca Juniors, por la Copa Libertadores.

Desde el organismo dependiente del Ministerio del Interior informaron este viernes que la medida ya fue notificada a lo juzgados donde los ciudadanos extranjeros se encuentran bajo arresto.

Según informaron las autoridades migratorias, entre los 15 hinchas caleños que serán deportados, cinco poseen un ingreso irregular al país y 10 ingresaron a territorio argentino con residencia turista.

Además de ellos, hay otros tres detenidos, pero en su caso tienen residencia permanente y deberán esperar que la Justicia se expida respecto a su situación.

Los fanáticos fueron arrestados en las inmediaciones del Hotel Hilton, en Puerto Madero. De allí iban a abordar micros camino al estadio de Boca. Pero al notar la presencia de efectivos de la Policía de la Ciudad se mostraron nerviosos, trataron de evitar los controles e intentaron darse a la fuga: no tuvieron éxito.

Durante la requisa, los oficiales encontraron puñales, cuchillos, facas, manoplas y botellas de vidrio. También 49 entradas de 3.000 pesos y 33 de protocolo, todas del partido ante Boca. Así, quedaron bajo arresto, acusados de los delitos de atentado y resistencia a la autoridad, y portación de arma blanca.

Este viernes, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, había comunicado que desde el gobierno porteño iban a solicitar la deportación de los detenidos.

“Evitamos una tragedia. Son personas violentas. Hay colombianos que residen en nuestro país y otros que vinieron especialmente al partido. Se les secuestraron cuchillas, destornilladores, manoplas y entradas, que se está investigando su procedencia”, dijo el funcionario.

Y agregó: “Más allá de haberlos puestos en la admisión para que en mucho tiempo no pisen un estadio argentino, vamos a solicitar a las autoridades nacionales que se los reporte y que, al momento de querer ingresar nuevamente al país, mínimamente se les pidan los antecedentes porque lo que no podemos tolerar es que estos violentos entren y salgan de nuestro territorio de forma impune”.

La DNM se puso a disposición del Gobierno porteño al tomar conocimiento de las detenciones. Hoy más temprano, tanto la Policía de la Ciudad como la Fiscalía Unidad de Flagrancia Este se habían comunicado con el organismo para establecer la situación migratoria de los ciudadanos colombianos.

En la víspera del partido de anoche, varios hinchas del Deportivo Cali también estuvieron involucrados en una pelea con barrabravas de Racing Club en las inmediaciones de la estación de Gerli, cuyo tren hace el trayecto entre Ezeiza-Constitución.

El conflicto entre los seguidores del conjunto caleño y los de Racing había iniciado el miércoles de la semana pasada, cuando un grupo de hinchas colombianos que llegaron al país robaron supuestamente una bandera de los fanáticos de la Academia en su estadio.

Aquella vez, con la excusa de querer conocer la cancha de Racing, un grupo de colombianos logró franquear el ingreso al Cilindro. En realidad está la sospecha de que fueron ayudados, ya que la barra de Deportivo Cali tenía una relación muy cercana a la vieja Guardia Imperial que lideraban los hermanos Escobar.

Como en esa jornada la Academia jugaba contra Melgar de Perú, allí ya estaban colgadas varias banderas entre ellas las del grupo de Burzaco, que forma parte de Los Pibes de Racing, tal como se llama la facción que tomó el control de la tribuna del equipo de Avellaneda.

La desataron del alambrado, la guardaron en un bolso y se la llevaron. Y al otro día apareció un video en las redes sociales donde los colombianos se ufanaban de lo realizado y desafiaban a sus rivales de la Academia.

Esa bandera, considerada un “objeto sagrado” en la liturgia de los barrabravas, desató una batalla campal que terminó con un hincha en grave estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí