El estancamiento de precios debe dejar de existir, plantea el gobierno nacional y según la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, “fue una medida excepcional”. A partir de enero, ampliarán “Precios Cuidados”. También reglamentarán la “ley de Góndolas”. Aseguran que el ritmo de la inflación mayorista presiona sobre los precios al consumidor

En declaraciones radiales, la funcionaria del gobierno más dedicada al monitoreo y control de precios, que depende del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, señaló que el congelamiento “no es el formato en el que trabaja la economía hoy. La batería de medidas para la pandemia fue en el marco de la excepcionalidad”. Asimismo, dijo que “el congelamiento de precios fue una medida excepcional” y que “tiene que dejar de existir”.

En este sentido, Español recordó que en enero se producirá la renovación anual de “Precios Cuidados” que se ampliará con la inclusión, por ejemplo, de 22 productos para celíacos.

Entre otras declaraciones, Español apuntó que en 2020 hubo una “situación difícil” en materia de precios porque el país venía “de una inflación prácticamente del 54% en 2019”. La tasa oficial de inflación minorista fue de hecho del 53,8%. “Sobre eso, nos llegó la situación de la pandemia por coronavirus que también dificultó la cosa”, dijo, y destacó que el Estado viene “bajando fuertemente la inflación con respecto al año previo”.

La funcionaria dijo que “la pandemia generó problemas de falta de producción” y que “hay cuestiones que generan problemas en la cadena de producción y comercialización”, en referencia a los faltantes de algunos productos y a la suba de precios por la estacionalidad.

“Hubo incrementos de costos porque hubo aumentos del tipo de cambio”, explicó Español, reconociendo así el efecto del aumento del dólar sobre el nivel de precios. “La Argentina exporta lo que come. Es un eterno problema del país”, enfatizó. “Nosotros monitoreamos precios y abastecimiento. Tenemos que seguir garantizando el ingreso de los argentinos a mediano y largo plazo”.

Así, la larga cuarentena y la fuerte recesión de la economía tuvieron un efecto de contención sobre el nivel de precios, que de todos modos, según la mayoría de las consultoras, cerraría el año en torno del 37 al 39 por ciento. No solo la recesión deprimió la demanda. Incluso sectores de mayor poder adquisitivo consumieron menos y ahorraron más de lo habitual, debido a la cuarentena y el cierre de sectores “no esenciales” de la economía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí