El Presidente señaló que la demora en el entendimiento con el organismo es para evitar la imposición de duras condiciones.

A tres emanas de las elecciones legislativas, Alberto Fernández tomó el acto masivo por un nuevo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner como pie, además, para plantear su postura económica, criticar el gobierno de Mauricio Macri por haber dejado al país en «default» y endeudado por USD45.000 millones y remarcar que si el Gobierno no cerró todavía un acuerdo con el FMI es porque no se va a «arrodillar» para conseguirlo.

Las declaraciones del jefe de Estado se produjeron horas antes de que emprenda un viaje a Roma para participar de la cumbre del G20, que reúne a los países más poderosos del mundo y a las naciones en desarrollo y en donde mantendrá un encuentro con la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

                Se volverá a plantear la necesidad de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda de los países de renta media ante el «riesgo generalizado de una crisis de deudas externas en los países en desarrollo». Argentina tiene vencimientos de capital por USD17.800 millones para el 2022 y por USD18.800 millones para el 2023, de acuerdo con los números que difundió el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien también viajará a la cumbre.

«Vamos a negociar hasta que nuestro pueblo no vea en riesgo su futuro por pagar una deuda», sostuvo Fernández, quien manifestó sus deseos de que «los diarios le digan al Fondo que se haga responsable del daño que hizo dándole a Argentina un préstamo que no se podía pagar». El Presidente remarcó que Argentina atraviesa un momento similar al de Kirchner cuando asumió la presidencia, en 2003, al afirmar que «en aquel entonces la pobreza se había profundizado con las políticas neoliberales que el gobierno de la Alianza había llevado adelante».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí