En el mundo hay 450 casos y al menos 12 muertos. Investigan por qué se produce la falla hepática en los menores y la relacionan con el SARS-CoV-2.

Médicos y científicos en todo el mundo siguen investigando los casos de hepatitis grave de origen desconocido que siguen aumentando en todo el mundo. Los pacientes afectados ya suman 450, según un informe divulgado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), casi 100 más que los 348 informados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último reporte de esta semana.

Los doctores Petter Brodin y Moshé Arditi publicaron ayer un estudio científico en la prestigiosa revista médica The Lancet, en el que investigaron las causas de varios de los casos detectados de la enfermedad de origen desconocido.

“Recientemente, ha habido informes de niños con una forma aguda grave de hepatitis en el Reino Unido, Europa, EE. UU., Israel y Japón. La mayoría de los pacientes presentan síntomas gastrointestinales y luego progresan a ictericia y, en algunos casos, insuficiencia hepática aguda. Hasta el momento, no se han encontrado exposiciones ambientales comunes y un agente infeccioso sigue siendo la causa más plausible”, sostuvieron los investigadores.

“Los virus de la hepatitis A, B, C, D y E no se han encontrado en estos pacientes, pero el 72 % de los niños con hepatitis aguda grave en el Reino Unido a los que se les realizó la prueba de un adenovirus tenían un adenovirus detectado, y de 18 casos subtipificados en Reino Unido, todos fueron identificados como adenovirus 41F. Este no es un subtipo infrecuente, pero afecta predominantemente a niños pequeños y pacientes inmunocomprometidos. Sin embargo, hasta donde sabemos, no se ha informado previamente que el adenovirus 41F cause hepatitis aguda grave”, aclararon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí