La problemática se acentúa en el norte del país, donde iniciarán una medida de fuerza el martes próximo; esto sucede en plena cosecha de granos gruesos y de varias economías regionales

Se agrava la problemática del faltante de gasoil en el norte del país, que impacta en la cosecha de granos y algunas economías regionales. Además, los transportistas de cargas advierten sobre posible desabastecimiento y para la semana que viene ya anunciaron medidas de fuerza.

Si bien hasta el momento los problemas de desabastecimiento de gasoil se solucionaron parcialmente en la zona pampeana del, los mismos continúan presentes en el norte del país. De acuerdo a la última encuesta realizada por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), la región con un alto nivel de desabastecimiento está comprendida por las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Formosa, Jujuy, Salta y Tucumán.

En la última provincia mencionada ya anunciaron medida de fuerza para los próximos días. La Asociación de Transportadores de Cargas de Tucumán anunció un paro por tiempo indeterminado a partir del martes 31 de mayo para reclamar la normalización del aprovisionamiento de gasoil en el territorio tucumano.

“Ante los hechos que son de público conocimiento, la falta de gasoil, insumo esencial para el desarrollo de la actividad del transporte de cargas por automotor, cuya falta de abastecimiento se encuentra afectando gravemente el normal funcionamiento de la actividad, es que la Asociación de Transportadores de Cargas de Tucumán ha resuelto acompañar y adherir el pedido de todos los asociados en sus distintos rubros (transporte de paqueterío, caña de azúcar, citrus, cereales, etcétera)”, señalaron los integrantes de la Asociación en un comunicado.

Toda esta situación tiene lugar en momentos donde avanza la cosecha de soja y maíz, y también la tarea de recolección de producción en muchas economías regionales, como la caña de azúcar, cítricos, entre otras. Según difundió el pasado jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en su informe semanal de actualización de la marcha de la actual campaña agrícola, hasta el momento se cosechó el 89,9% del área sembrada con soja, y el 30,1% de maíz. Pero también podría existir una afectación para la siembra de trigo: la misma ya comenzó en algunas regiones, donde se sembró el 5,3% de las 6,6 millones de hectáreas proyectadas por la Bolsa porteña.

Además de problemas de abastecimiento, con cupos de entrega en estaciones de servicios, los transportistas deben hacer frente a precios liberados en el ámbito de la distribución mayorista de gasoil, donde también se aplican restricciones de venta por volumen. Hay que recordar que en abril pasado los integrantes de la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra), que nuclea a muchos centros de transportistas de granos de la zona pampeana, realizaron un cese de actividades para reclamar también por la regularización de las entregas de gasoil.

Roberto Guarnieri, es Presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). Se trata de una entidad que agrupa a 43 cámaras de transporte de todo el país. En diálogo con este medio, sostuvo que “el desabastecimiento que estamos sufriendo lleva más de dos meses. Entendemos que no es un tema sencillo de solucionar, pero nos queda en claro que se trata de un problema generado por la falta de divisas. Desde hace varias semanas, cientos de camiones de Bolivia vienen al puerto de Campana a buscar el combustible que importa su país. Si se paga, hay combustible disponible. Mientras tanto, en Argentina tenemos camiones varados a orillas de la ruta, por falta de gasoil”.

Por otro lado, el dirigente sostuvo que el faltante de combustible es un problema que afecta a todo el país, de diferente manera. La situación más crítica se vive en el centro y norte del país, y en el sur hasta el momento no se han registrado mayores complicaciones. Y agregó: “En el caso que no exista una solución de manera urgente, empezaremos a ver desabastecimiento. No podemos llevar la cosecha en tiempo y forma, ni el ganado o los alimentos. La industria en general empezará a sentir las consecuencias. El combustible es un elemento esencial para poder cumplir con nuestra tarea. Más del 90% de la economía argentina se mueve en camión”.

También advirtió que las pérdidas que ocasiona esta situación son muy grandes, desde el punto de vista económico y social. A su vez señaló que el tiempo de espera y la incertidumbre de un transportista que no puede saber cuándo saldrá ni cuándo llegará a destino, produce un daño enorme. “Y lo más angustiante es que pese a las reiteradas promesas de diferentes funcionarios diciendo que todo se normalizaría, no tenemos ninguna novedad”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí