La directora de PAMI, Luana Volnovich, presentó un informe epidemiológico sobre las residencias para adultos mayores y detalló que de los 22.000 afiliados a esa obra social que están alojados en geriátricos, «se reportaron hasta el momento 152 casos positivos» de coronavirus y «33 fallecidos, todos mayores de 80 años«.

La funcionaria también aclaró que de los 3.800 geriátricos que hay en el país, 563 tienen convenio con PAMI para alojar a sus afiliados, y que solo cinco pertenecen a esa obra social pública para jubilados y pensionados.

Del análisis de esas cifras, Mónica Roqué, a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos del PAMI, concluyó en la presentación que las residencias geriátricas vinculadas al organismo «están cuidadas» y que los protocolos de actuación elaborados para la pandemia están «dando buenos resultados».

En ese sentido, Volnovich destacó que PAMI implementó un protocolo de prevención para controlar los efectos de la pandemia en los geriátricos desde «el 7 de marzo», es decir dos semanas antes de la cuarentena obligatoria a nivel nacional.

En esa fecha, los responsables de las residencias «firmaron una declaración jurada» en la que se comprometieron a respetar el protocolo preventivo, que incluía la restricción para recibir visitas a los efectos de evitar potenciales contagios.

Y agregó que pusieron en marcha el «Módulo Covid», que fue un pago extraordinario a las residencias para que «compren los materiales de protección personal recomendados por Ministerio de Salud».

El protocolo de actuación del PAMI es parte del «Plan de residencias cuidadas» que lleva adelante el organismo durante la pandemia para «intervenir en conjunto con las jurisdicciones» que regulan los geriátricos y de manera temprana.

«Nuestra resposabilidad es sobre la prestación y la salud del afiliado, las instituciones están reguladas por normativas de la jurisdicciones», es decir de la provincia o ciudad donde se encuentran, «pero cuando nuestros viejos están en peligro todos tenemos que hacer algo», agregó Volnovich.

«Tenemos que llegar antes para evitar brotes. Apenas se reporta un caso sospechoso nos notifican, llaman a la jurisdicción y el paciente es trasladado al segundo nivel, que es la clínica o el hospital, donde se le hace el hisopado y espera el resultado», explicó.

Si el resultado es negativo, luego de 48 horas el paciente vuelve a la residencia y, mientras tanto, la institución permanece en alerta y cumpliendo las medidas preventivas correspondientes.

Si el resultado es positivo, el paciente permanece en el sistema de salud, «el equipo de epidemiológico de PAMI interviene, y el equipo de contención incluye a la familia en la intervención», relató la funcionaria.

A su turno, Yanina Miragaya, directora del equipo epidemiológico de PAMI , dio detalles sobre las cifras presentadas.

«De las 563 residencias convenio con PAMI, 67 reportaron en total 373 casos sospechosos y sólo 152 fueron positivos. Eso significa que hay un buen nivel de alarma, que el personal está alerta y hay buena comunicación», afirmó.

De los 152 adultos mayores infectados, el 70% son mujeres (106) y el 30% restante hombres (46).

Y agregó que «de las 67 residencias que reportaron casos sospechosos, en 13 hubo casos positivos», que corresponden principalmente a residencias de Capital Federal (73), le siguen la provincia de Buenos Aires (25), Córdoba (52) Mendoza (1) y Chaco (1).

Miragaya informó que, además del «Módulo Covid», que significó una «inversión total de 84 millones de pesos», PAMI «aumentó un 4%» el arancel de cada persona afiliada, destinando en total «400 millones de pesos anuales».

Por último, detalló que la edad promedio de los casos positivos de coronavirus es de «82 años» y que «las 33 personas que murieron por Covid-19 que se contagiaron en residencias, eran mayores de 80».

A su turno, Roqué apuntó que en las cinco residencias que pertenecen al PAMI no tienen «ningún caso positivo».

«Desde PAMI tenemos la población más vulnerable, los que tienen más riesgo de enfermarse y morir de coronavirus», dijo en referencia a las personas «mayores de 80 años que viven en residencias geriátricas».

Y luego destacó que los geriátricos «son un soporte en el sistema socio sanitario» donde las personas «van a vivir de la mejor manera posible».

«Son instituciones de puertas abiertas y en estos momentos las tuvimos que convertir en instituciones de puertas cerradas. Por eso hay que conservar el buen clima, las actividades terapéuticas y recreativas, y hay un protocolo de buen trato y capacitaciones virtuales al personal de las residencias para garantizarlo».

 

Fuente: NA