Así lo explicó el Dr. Carlos Espul, Coordinador de la Red de Laboratorios de Biología Molecular.

En la provincia sólo funcionan dos laboratorios públicos de alta complejidad, capaces de analizar los PCR. Uno es el Laboratorio de Salud Pública de Mendoza, y el otro es el que está en el Hospital Schestakow de San Rafael.

La infraestructura acotada, y la creciente demanda de muestras para ser procesadas, explica la cada vez más notoria demora en la información de los resultados cada día.

El Coordinador de la Red de Laboratorios de Biología MolecularCarlos Espul, confirmó que hay una mayor demanda de los hospitales en el Gran Mendoza que envían las muestras para ser procesadas y la capacidad de la infraestructura existente está al límite.

La estatregia que lleva adelante el gobierno, a contrareloj, es disponer rápidamente de otros dos laboratorios para esta tarea, ante la mayor demanda de muestras recibidas; consecuencia del incremento de casos.

Uno de estos laboratorios será ubicado a la brevedad, en el Hospital Antonio J. Scaravelli de Tunuyán, según anunció hoy la ministra Ana Nadal. El otro se instalará en el Hospital Del Carmen, según adelantaron.

Estos nuevos laboratorios van a descomprimir el trabajo que se hace en el de Salud Pública, que concentra la mayor demanda del Gran Mendoza”, dijo Espul.

Inicialmente, los informes diarios del Ministerio de Salud se publicaban alrededor de las 20. El parte informado a la prensa ayer, en el que registró la cifra más alta, se notificó a las 23.

Los resultados se están entregando más tarde y esto es porque no se alcanza a analizar todo lo que ingresa. Si bien en los privados también se analizan los PCR, la gran mayoría se hace en el Laboratorio de Salud Pública”, explicó el Dr. Espul.

El especialista detalló que las máquinas que realizan el procesamiento de los tests permite analizar 96 muestras a la vez. Es por ello, que se han sumado turnos de trabajo y se han incorporado más máquinas para entregar los resultados en tiempo y forma.

En Mendoza, el índice de positividad (casos positivos en relación al test) ha crecido a números alarmantes, llegando al 31,4% (La OMS dice que el nivel óptimo debería ser del 10%):