La capacitación se realizó en el Hospital Central.

Tras articular acciones entre el nosocomio y autoridades del Servicio Penitenciario de Mendoza, se realizó en el Hospital Central, la capacitación.

La capacitación se realizó con la finalidad de que se requiera personal penitenciario para trabajar en la custodia de personas privadas de libertad que queden internas con síntomas de coronavirus.

Para ello, el hospital no solo proporcionó personal altamente capacitado sino también las instalaciones y el material, para que los efectivos designados de Unidad de Seguridad y Traslado y de la Alcaidía Nº4 adquieran conocimientos sobre el programa de normas COVID-19, en cuanto a medidas de higiene, y la colocación, uso y extracción de los equipos de protección.

Es importante destacar que el Servicio Penitenciario posee una alcaidía especial dentro del Hospital Central para el alojamiento de personas privadas de libertad que por cuestiones o complicaciones generales de salud necesiten un cuidado mayor.

Sin embargo, en caso de que un interno deba ser alojado dentro del área que el hospital ha dispuesto para estos casos sospechosos o positivos, se dispondrá de esta custodia capacitada.

Protocolo dentro del penal

En caso de que un interno presente síntomas como fiebre, tos seca, dificultad para respirar, el médico del penal deberá  comunicarse con el Departamento de Epidemiología de la provincia y activar el protocolo de traslado hacia Hospital Central para su atención

Los casos probables serán alojados en salas especialmente equipadas para aislamiento establecidas por el hospital. Además, el personal penitenciario que deba acompañar y custodiar a la persona privada de libertad dispondrá del equipamiento y las instrucciones necesarias para estos casos y en los que deba ingresar al sector de internación para acompañar al equipo médico.