Son considerados esenciales.

Quienes trabajan en los servicios funerarios del país, tanto en cocherías, crematorios y cementerios, han sido declarados personal esencial al comienzo de la pandemia pero, pese a eso, no han sido vacunados y no figuran dentro del orden de prioridades.

Esto ha hecho que las empresas y el sindicato que los nuclea estén en alerta, reclamando la vacunación y hasta advirtiendo la posible suspensión de servicios y movilizaciones con carrozas fúnebres.

“Se han presentado todos los pedidos, como corresponde, pero no hemos tenido ninguna respuesta”, dijo Cristian Milio, presidente de la Asociación Cuyana de Empresas Fúnebres.

En tanto Salvador Valente, secretario gremial del Sindicato Obreros y Empleados de los Cementerios de la República Argentina (SOECRA), sostuvo que “no hemos dejado de trabajar un solo día durante la pandemia, articulando todos los protocolos necesarios, pero las autoridades no nos consideran, a pesar de que estamos trabajando en la primera línea, con alto riesgo de contagio”.