El bandoneón mayor de Buenos Aires, falleció el 18 de mayo de 1975. Vida y obra de uno de los tres mayores cultores de la música ciudadana. «El bandoneón mayor de Buenos Aires» -título otorgado por Julián Centeya en 1967, se fue a los 60 años, madrugado bien temprano, como definió su amigo Osvaldo Pugliese.

«Uno no se muere de golpe, se va muriendo de a poco con cada amigo que desaparece y así llega un momento en que de Pichuco ya no queda nada«, dijo alguna vez.

Pichuco dejó una obra musical incomparable. Había nacido en el Abasto, en 1914, en una familia rápidamente golpeada por muertes prematuras. Tuvo una hermana que no llegó a conocer y perdió a su padre a los 8 años. Su madre lo crió con gran esfuerzo. A los 10 años, aquel pibe gordito descubrió el bandoneón y no paró hasta tener el propio mientras ensayaba con una almohada. Del primer instrumento que tuvo, pagaron cuatro cuotas de 14, porque el vendedor nunca volvió a cobrarles las que le faltaban. Si alguien en el universo se merecía ese regalo, ese alguien era Troilo.

Pichuco hizo todos los pasos que hacían los jóvenes músicos en aquella Buenos Aires de principios del siglo XX. Tocaba en cafetines, armaba pequeños conjuntos y hasta tocó en una Orquesta de señoritas.

En 1937 logró formar su primera orquesta, que mantuvo hasta su muerte, aunque después de 1955 comenzó a incursionar en otras formaciones, como el dúo y el cuarteto con Roberto Grela, y el cuarteto con Osvaldo Berlingieri (luego reemplazado por José Colángelo), Ubaldo De Lio y Rafael del Bagno. Por su orquesta pasaron los más grandes cantores: Francisco Fiorentino, Floreal Ruiz, Edmundo Rivero, Raúl Berón, Alberto Marino, Roberto Goyeneche (cuando todavía era el original y no una mala copia de lo que fue), Jorge Casal, y músicos como Orlando Goñi, Kicho Díaz, Osvaldo Berlingieri, Ernesto Baffa, Raúl Garello, Julián Plaza, Astor Piazzolla.

El autor de María, Milonguero triste, Responso, Barrio de tango, Che bandoneón, Toda mi vida, Garúa, Pa’ que bailen los muchachos, entre otros grandes clásicos, es considerado por los argentinos como el creador del himno nacional del tango, por Sur, con letra de Homero Manzi.

Fuente: Con contenido de Carlos Piro,  Perfil