En punta, ya picaron José Luis Gioja, Jorge Capitanich y Sergio Berni, que se constituyó en la sorpresa.

La fecha límite para la presentación de candidaturas es el 16 de noviembre. Los comicios originales estaban previstos para el 3 de mayo, pero a raíz de la pandemia fueron postergados, primero para el 4 de octubre y luego para el 20 de diciembre.

El Partido Justicialista (PJ) tiene previsto realizar en diciembre próximo sus elecciones internas, tras una serie de postergaciones motivadas por la irrupción del coronavirus en el país y, si bien la mayoría de los dirigentes peronistas considera que aún no es momento de precipitar candidaturas, otros, en cambio, ya hicieron públicas sus intenciones de competir.

A principios de mes, el Consejo Nacional del PJ, que conduce el diputado José Luis Gioja, fijó los comicios internos para renovar la conducción partidaria para el 20 de diciembre, con el 16 de noviembre como fecha límite para el vencimiento del plazo de presentación de listas de candidatos y avales.

Fuentes partidarias señalaron que todavía no hay “decisión tomada” sobre eventuales candidaturas y advirtieron que “si la pandemia se sigue estirando, los mandatos, que están vencidos desde mayo, van a tener que prorrogarse” hasta el año siguiente.

No obstante, y a pesar de que puertas adentro se busca un perfil bajo porque “la gente está irritada por la situación del país“, uno de los primeros en hacer públicas sus intenciones de postularse fue el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien buscará presentar una lista para competir en esa compulsa.

Las especulaciones previas a la pandemia tenían a dos potenciales candidatos: uno es el propio José Luis Gioja, quien estaría dispuesto a renovar sus votos si consigue el “consenso necesario” del justicialismo, y el otro es el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, que a principios de año había expresado públicamente sus deseos de postularse para conducir el peronismo.

Con las dificultades que afronta Chaco por la pandemia de coronavirus, las posibilidades de Capitanich de dedicarse este año a la vida partidaria nacional parecen lejanas.

Una tercera posibilidad que en su momento discutieron los dirigentes peronistas fue la que proponía que el presidente Alberto Fernández encabezara la mesa nacional del justicialismo, aunque el mandatario habría dejado claro ante sus íntimos su preferencia por la “gestión”.

Como sea, más allá del nuevo cronograma electoral y los nombres en pugna, el PJ busca consagrar a su nueva conducción a través de una lista única que sea aprobada por el congreso partidario, el órgano a cargo del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán.

Durante la semana, Berni reveló en declaraciones a Canal 9 que durante el aislamiento de 14 días que debió cumplir por haber contraído coronavirus mantuvo una “intensa actividad política por Zoom con todos los compañeros del interior que creen en un peronismo distinto“.

¿Se viene una renovación en la forma de conducir uno de los partidos mayoritarios de la Argentina? Lo sabremos en diciembre.